Fabio Fognini, una de las buenas raquetas italianas, ya se entrena con normalidad. (Foto: Pinterest)

Roma, Italia / EFE

Tras casi dos meses de confinamiento e incertidumbre, los tenistas profesionales italianos han podido volver a las canchas para reanudar sus entrenamientos, de acuerdo con las estrictas normas de precaución para evitar el riesgo de contagio por el coronavirus.

A la espera de saber si será realmente posible volver a competir a partir del 13 de julio, los jugadores italianos recibieron el visto bueno para entrenar, siendo este deporte considerado como el más seguro según un estudio realizado por el Comité Olímpico Nacional Italiano (CONI).

Fabio Fognini, vigente campeón de Montecarlo, Lorenzo Sonego o Jannik Sinner, el talento más brillante del tenis italiano, ya pueden volver a ejercitarse en las canchas de su país, y también Matteo Berrettini, semifinalista en el último Abierto de Estados Unidos, lo hará en los próximos días, aunque él eligió las canchas estadounidenses.

“Todos deben respetar con máximo cuidado, tanto fuera como dentro del campo, las disposiciones de las autoridades para combatir la pandemia del coronavirus y respetar comportamientos que, pese a que el tenis sea el deporte más seguro según el estudio del Politécnico de Turín y del CONI, eliminen completamente el riesgo de contagio”, informó la Federación Italiana de Tenis en un comunicado.

Así, tras dos meses de espera, algunas de las academias más conocidas de Italia han vuelto a abrir sus puertas para recibir a los tenistas profesionales y los que cuenten con la tarjeta federal de primera y segunda categoría en el tenis, padel y tenis playa.

Uno de los primeros en saltar a la cancha fue el piamontés Lorenzo Sonego, componente de la selección italiana que compite en la Copa Davis, quien pudo acudir al club Stampa Sporting de Turín para volver a entrenarse, informó la FIT.

“Ha sido una gran emoción, cuando era niño venía aquí a jugar al tenis. Tengo muchos recuerdos. Antes del parón por el coronavirus tenía un problema en una muñeca que me impidió competir en la Copa Davis”, explicó el italiano al acabar el entrenamiento.