ABC / Bolivia Digital

El norte de Italia fue sacudido hoy por un terremoto de 4,3 grados de magnitud en la escala Richter, cerca de la “zona cero” donde brotó el coronavirus —en la región de Emilia-Romagna y la cercana Lombardía—. El epicentro se encuentra en Cerignale, en la provincia de Piacenza, a unas 30 millas al noreste de Génova y a 60 millas de Milán, informan El Corriere della Sera y The Mail.

El seísmo se produjo a una profundidad de tres kilómetros, por lo que se ha percibido con más fuerza en la superficie, según ha indicado el Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Protección Civil indicó que “solo se ha producido la caída de cornisas y otros daños materiales de escasa entidad”. Las carreteras tampoco se ha visto dañadas, a tenor de las informaciones de la Oficina de Tráfico de la Provincia de Piacenza. 

El temblor, además de en Génova y Milán, se sintió en los cercanos países fronterizos de Suiza, Austria, Francia y Leichtenstein. 

Ayer también se registró otro terremoto de 3,5 grados en la misma área, con epicentro en Ferriere. “Es uno de los temblores más fuertes de los que se han registrado en esta zona. Ha sido como un gran choque que ha hecho temblar los muebles”, señalaron algunos ciudadanos de Génova.

La región de Emilia-Romaña, donde ocurrió el seísmo, ha confirmado 21.029 casos de contagios por coronavirus y 2.788 muertes hasta la fecha. Lombardía tiene 62.153 casos y 11.377 muertes, más que muchos países y permanece confinada desde el 8 de marzo, antes que el resto del país.