La sentencia ordena suspender el Decreto Supremo 3973 del 10 de julio de 2019 que autoriza las “quemas controladas” para actividades agropecuarias en los departamentos de Santa Cruz y Beni. (Foto: UCB)

Karem Mendoza G. / Bolivia Digital

El Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza (TIDN) sobre el caso Pueblos indígenas, Chiquitania, Amazonia y Chaco contra el Estado Plurinacional de Bolivia, determinó que los incendios de 2019 fueron un «ecocidio” provocado por autoridades bolivianas y el agronegocio.

“Lo sucedido en la Chiquitanía durante los incendios del 2019 ha sido un ecocidio provocado por autoridades bolivianas (administrativas, judiciales, etc.) y el agronegocio”, señala el veredicto, fruto de dos día de audiencias.

La sentencia — calificada como un suceso “histórico” — ordena suspender el Decreto Supremo 3973 del 10 de julio de 2019 que autoriza las “quemas controladas” para actividades agropecuarias en los departamentos de Santa Cruz y Beni. La norma fue aprobada en el Gobierno del expresidente Evo Morales.

La secretaria del TIDN, Natalia Green, explicó que el Tribunal decidió que sea un caso permanente y de indagación, además señaló que los incendios no son producto de factores naturales sino que se habría promovido la quema de áreas boscosas para expandir la frontera agrícila en beneficio de la agroindustria y la ganadería.

Los encargados de dar el fallo fueron los jueces Nancy Yáñez (Chile), Felicio Pontes (Brasil) y Patricia Gualinga (Ecuador).

Las autoridades judiciales escucharon los testimonios de la Gobernación de Santa Cruz, Alcaldía de San Ignacio de Velasco, las organizaciones indígenas, bomberos y activistas, quienes presentaron pruebas sobre los 5 millones de hectáreas quemadas en 2019, entre ellas 27 territorios indígenas y 20 áreas protegidas.