La danza mimula transmite alegría y es representada por arlequines y máscaras de personajes divertidos. (Fotos: Jorge Mamani)

Estéfani Huiza Fernández/Crónicas

Bajo el cielo del altiplano, un manto azulado parece cubrir la tierra, es el lago menor del Titicaca, al que de rato en rato se zambulle una que otra ave. Erigen sus hermosas alas y al ascender van pintando las alturas de distintos colores. Las nubes a lo lejos parecen presagiar la lluvia, mientras aquellos comunarios no dejan de bailar su danza típica mimula, porque para ellos la prosperidad está tocando su puerta.

Humamarca significa ‘tierra de agua’, en aymara; se encuentra en el lago menor del Titicaca, es una pequeña comunidad situada en el cantón Pillapi San Agustín. Sus tierras son húmedas y sus aguas no registran contaminación, lo que contribuye a que varias especies de aves visiten el lugar. Al ver estas potencialidades, el municipio, impulsado por el Fondo Extremeño Local de Cooperación al Desarrollo de España (Felcode), lanzó la ruta de turismo ornitológico en Tiwanaku.

Antonia Quispe, de 64 años, contó que desde niña le gustaba ver el cielo. “Buscaba pajaritos”, dice mientras sonríe y saca de su chuspa maíz, que lo expande por el suelo, “hay palomitas también”, comenta.

“Antes el cielo era todavía más azul, no se veía nubes, se podía observar muchas aves más, ahora ya no hay mucho”, contó.

Pese a su edad, Antonia recuerda que su mamá le llamaba la atención por ser muy distraída, pero nada logró que siguiera contemplando aquellas aves.

“Cada mañana salía a cuidar a las vacas, las ovejas, me gustaba echarme sobre el pasto, mirar el cielo y ver volar a todos los pajarillos”, contó.

El representante de la cooperación española en Bolivia, Juan Pita, sostuvo que los resultados concretos de un trabajo de más de dos años se ven reflejados en la comunidad y en el registro de 69 aves.

“El proyecto es el fruto de la voluntad de trabajo de muchas partes, nosotros como cooperación española queremos expresar nuestra predisposición de seguir trabajando con ustedes, hay todavía muchas áreas turísticas que explotar”, mencionó Pita.

El alcalde del municipio de Tiwanaku, Octavio Quispe, agradeció a los fondos de la cooperación española e instó a la nueva autoridad a seguir esa línea de trabajo en beneficio del turismo de la región.

“Desde que asumimos estábamos preocupados de ver las potencialidades de Tiwanaku, como el turismo. En ese sentido se hizo un trabajo con Felcode,  que nos ayudó a descubrir este lugar que para nosotros es un santuario de aves, ojalá el próximo alcalde continúe con esta labor”, sostuvo la autoridad.

69 ESPECIES DE AVES

La responsable de la Unidad de Turismo y Comunicación de la Asociación Civil Armonía, Suzanne Vargas, contó que desde 2019, a invitación del municipio de Tiwanaku, se trabaja en varias comunidades para establecer lugares claves para la observación de aves.

“En este sitio logramos ver importantes aves, como es el zambullidor del Titicaca, que está en peligro de extinción, le dicen el Keñu, lo veíamos cada vez que veníamos”, explicó la experta.

Vargas precisó que si bien se registraron 69 especies en el lugar, esto no significa que en la región haya más tipos de aves ni que se puedan observar todas en un solo día. “La naturaleza siempre cambia, depende mucho del clima”, manifestó Vargas.

La experta en avistamiento de aves señala que la especie que más habita en el lugar es la gallareta andina. “Casi todos los días que vinimos a observar las aves, vimos en una cantidad abundante, deben ser más de mil las gallaretas”, relató.

Suzanne Vargas es de origen estadounidense y llegó a Bolivia con la misión Cuerpo de Paz como voluntaria, es experta en gestión ambiental y se especializó en la observación y clasificación de aves.

UN HALLAZGO INESPERADO

Sofia Lottersberger, presidente del Club Ornitológico de La Paz Cóndores, contó que hicieron el registro de dos individuos de Egretta caerulea, uno adulto y el otro joven, ambos se alimentaban de peces que encontraban en la orilla.

“Esta ave sólo se la ve en tierras bajas, norte de La Paz y nunca había sido registrada tan alto. Incluso para la nueva guía lanzada es un registro nuevo que no se imaginaba que podía llegar ahí”, destacó Lottersberger.

La experta detalló que las especies de aves en peligro de extinción son el zambullidor del Titicaca, la pariguana, que se encuentra casi amenazada, porque sus poblaciones están disminuyendo rápidamente, y la gallereta gigante que, de igual manera, está en estado vulnerable.

Lottersberger explicó que el Titicaca es la principal fuente de agua de todo el altiplano, esto significa que es un lugar muy importante para las aves acuáticas.

“La presencia de totorales, las aguas limpias son muy importantes para que estas aves puedan tener un hábitat ideal, para que puedan reproducirse y alimentarse sin tantos peligros que representa el humano”, añadió.

DANZA MIMULA

La danza mimula es otro atractivo que ofrece la comunidad de Humamarca a sus visitantes. Para celebrar la inauguración de su destino turístico, una comitiva organizó el baile, trajes holgados, coloridas y divertidas máscaras, hechas de cartón. Danzaron al ritmo del sonido de los instrumentos ancestrales.

Roberto Mamani, de 70 años, cuenta que la danza tiene su origen en una leyenda muy antigua. El relato narra la presencia de un músico de aspecto no humano, parecido a un fantasma, que toca su instrumento que ningún comunario puede identificar. De ese instrumento se desprenden notas muy tristes y sombrías.

Mamani explicó que por eso se baila mimula, para alegrar a aquellos corazones tristes, las máscaras utilizadas como el arlequín representarán la riqueza de hacer feliz a las personas o la alegría que da los colores de la naturaleza.

El lugar está ubicado a 15 minutos del municipio de Tiwanaku. Todas las personas que quieran conocer la comunidad deben dirigirse a las oficinas de Adetur (Asociación de Emprendimientos Turismo Integral Tiahuanacu) final Av. Manco Kápac. También pueden llamar a los celulares 71994976 y 73713780 para solicitar más información.

LinkedIn