Familiares velan los restos de las víctimas de la masacre de 2019 en Senkata, El Alto. (Foto: Archivo)

• Luis Fernando Cruz /

Los jerarcas de la Iglesia Católica en Bolivia son cómplices de la masacre de 37 personas en Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto de La Paz) porque avalaron con su silencio los crímenes perpetrados por el régimen de facto de Jeanine Añez, aseguró el analista político Gustavo Torrico.

En entrevista con Ahora El Pueblo, el analista dijo que los jerarcas católicos también son cómplices del golpe de Estado porque patrocinaron reuniones de políticos como Carlos Mesa, Jorge Tuto Quiroga, Samuel Doria Medina y representantes de la Unión Europea (UE) para planificar la ruptura del orden constitucional bajo el pretexto de mediación para pacificar el país.

Señaló que la Iglesia “nunca le va a perdonar al Movimiento Al Socialismo” haber impulsado un Estado laico y no confesional.

“La Iglesia Católica fue parte principal del golpe de Estado porque quiere volver a una República con corte colonial, la Iglesia Católica es cómplice de la masacre de 2019, está en sus manos la sangre de los bolivianos, no fue parte, es cómplice porque con su silencio y su actitud avaló la dictadura que masacró al pueblo en las calles”, sostuvo.

Señaló que los jerarcas católicos se pronunciaron para defender al jefe político de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, autor intelectual y material de la ruptura del orden constitucional en 2019.

“La sangre del pueblo está en las manos de Carlos Mesa, el dolor de las viudas, de los huérfanos y de los heridos en la masacre no se le va a quitar de su conciencia, aunque se lave con agua vendida o le perdone el cura en su confesión, don Carlos Mesa va a tener que pagar factura por las masacres de 2003 y de 2019”, manifestó.

IGLESIA CON EL PUEBLO

El párroco de la Iglesia de San Francisco de Asís de la zona de Senkata, Gechy Revelin, dijo que ellos están para servir y para ayudar a los sectores más necesitados y humildes del mundo, y no para herirlos o maltratarlos.

Con mucho pesar, declaró a la red ATB cómo en noviembre de 2019 con helicópteros, avionetas amedrentaron a las personas y con armas de fuego quitaron la vida de muchos.

“Lo que más me dolía era cuando decían que entre ellos se han disparado, eso no es verdad, se vulneraron todos los derechos humanos. (…) La Iglesia está con los pobres y vive para los pobres”, precisó.

linkedin