trans

 

Eliana Uchani / Bolivia Digital

Ante la necesidad de algunas personas de llegar a su destino, los transportistas del servicio público aprovecharon para trasladar a los transeúntes por tramos y con cobros excesivos, pese a que esta restringido la circulación de vehículos de ese sector.

Durante el recorrido que realizó este medio por la avenida 6 de Marzo, desde la altura del ingreso al municipio de Achocalla hasta la Extranca de Senkata, se evidenció que los transportistas del servicio público trabajaban sin las luminarias que identifica a qué sindicato pertenecen y los letreros de sus destinos.

Se identificó cuatro tres, el primero es desde la altura del ingreso a Achocalla hasta la Planta de Gas, el pasaje es Bs 1.50, los minibuses dejan a los pasajeros  dos cuadras antes  de llegar a punto, donde se encuentra un grupo de policías controlando la circulación de los vehículos.

El segundo tramo que realizan es desde la planta de  hasta la Extranca, el costo del pasaje es el mismo precio. El último tramo es desde el puente Atipiri hasta el Puente Vela de la zona de Ventilla, por el mismo precio.

Uno de los choferes dijo que deben trabajar de esa forma porque tiene la necesidad de llevar el pan a sus casas, y  que además debe cancelar una deuda de préstamo bancario que uso para la adquirir su motorizado.

El capitán Daniel Castro, responsable de la Estación Policial Integral (EPI) Tarapaca, lamentó que los transportistas del servicio público no acaten las restricciones por la cuarentena, a pesar de las sanciones que se dispuso, siguen evadiendo el control y las medidas de prevención.

“Usted puede observar que los transportistas del servicio público siguen circulando, a pesar de que nosotros hemos emitido las boletas de infracción. Pero se dan modos de evadir los controles y continúan trabajando”, preció la autoridad policial.

En un recorrido que hizo este medio desde el cuartel Ingavi y la avenida 6 de Marzo, se pudo evidenciar la presencia de las Fuerzas Armadas y de un contingente policial que realiza controles de seis puntos de esa principal vía de circulación.

Alrededor de 60 miembros del verde olivo se encontraban en esos puntos de control, dejaron circular a los motorizados que estaban trasportando productos a los centros de abasto, ambulancias, camiones de gas y combustible.