Los ciudadanos bolivianos varados en Iquique (Chile) debido al nuevo bloqueo del coronavirus COVID-19 son llevados a la frontera boliviana para volver al país, en Iquique. (Foto: AFP)

Reynaldo J. González / Bolivia digital

Un total de 446 ciudadanos bolivianos que cumplieron una cuarentena preventiva contra la expansión del coronavirus (COVID-19) en el campamento Tata Santiago de Pisiga (Oruro) fueron habilitados este lunes para retornar a sus ciudades de origen.

Se trata del segundo grupo que ingresó al territorio nacional desde Chile en un operativo coordinado por el Gobierno hace siete días. Antes, los compatriotas cumplieron otros siete días de cuarentena en un centro de aislamiento en Iquique.

Un total de 446 ciudadanos bolivianos que cumplieron una cuarentena preventiva contra la expansión del coronavirus (COVID-19) en el campamento Tata Santiago de Pisiga (Oruro) fueron habilitados este lunes para retornar a sus ciudades de origen. (Foto: AFP)

De acuerdo con un reporte del canal estatal BTV emitido desde esa zona fronteriza, los compatriotas fueron enviados este lunes a sus respectivos departamentos en autobuses habilitados por el Ministerio de Defensa.

Todos ellos tienen certificados avalados por el Ministerio de Salud que garantiza que no son portadores de COVID-19. 

La salida de este segundo grupo coincidió con la entrada al país por la zona fronteriza de un tercer grupo de 393 ciudadanos bolivianos que cumplieron los 14 días de cuarentena en Iquique con el aval de las autoridades sanitarias de Chile.

Según explicó una de las responsables médicas del campamento, la doctora Silvia Jiménez, los integrantes del tercer grupo de repatriados serán trasladados directamente a sus lugares de residencia. 

“Ellos arribaron casi al mediodía; están viniendo directamente de Iquique con los certificados médicos que avalan que han hecho una cuarentena de 14 días. Esto significa que están yendo directamente a sus regiones”, informó la médica desde Pisiga.

La funcionaria dio cuenta de que la mayor parte de los repatriados es transportada a Santa Cruz, Cochabamba y Chuquisaca. Se espera su arribo a sus lugares de residencia hasta la mañana de este martes.

El proceso de repatriación tuvo lugar en el marco de un operativo coordinado entre el Gobierno y autoridades de Chile en medio de las medidas preventivas contra la expansión del COVID-19. (Foto: AFP)

Todo el proceso tuvo lugar en el marco de un operativo coordinado entre el Gobierno y autoridades de Chile en medio de las medidas preventivas contra la expansión del COVID-19.

Bolivia declaró el cierre total de las fronteras el 25 de marzo. Esa medida, que primero fue fijada hasta el 15 de abril, se prolongó hasta fin de mes.

Ante la solicitud de miles de bolivianos que se quedaron varados en países vecinos como Chile, Perú, Brasil y Argentina —que también cerraron sus fronteras —, el Gobierno decidió —por razones humanitarias— permitir su ingreso previo cumplimiento de una cuarentena de 14 días.

El 4 de abril, un primer grupo de 439 connacionales ingresó al campamento Tata Santiago, donde cumplió una cuarentena hasta el 17 de abril. En total, los bolivianos repatriados desde territorio chileno sumaron 1.378.

El Gobierno trabaja en la habilitación de otros centros de cuarentena en localidades fronterizas para permitir el ingreso de compatriotas de otros países vecinos.