Instantes en que el personal de Salud de Caranavi llegaba al hotel donde se hospedaban. (Foto: Radio Actualidad Caranavi)

Veiska Soto Morales / Bolivia Digital

El representante del Sindicato de Ramas Médicas de la Salud Pública (Sirmes) de La Paz, Fernando Romero, exigió al Gobierno garantías para personal de salud y el repliegue de los médicos en el municipio de Caranavi tras la violenta agresión que sufrieron por un grupo de pobladores.

Romero señaló que, sin resguardo policial y militar, los médicos que pidieron auxilio y socorro a su ente matriz tuvieron que esconderse donde pudieron para salvar sus vidas.

“Un equipo completo de especialistas con 17 médicos epidemiólogos y enfermeras van a tener que replegarse de allá hasta que nos den garantías las autoridades, policías y militares”, afirmó Romero visiblemente preocupado.

Lo triste de la situación en Caranavi es que existe el riesgo de contagio enorme si no se trabaja responsablemente, apuntó.

“Volviendo a descansar fueron agredidos violentamente e inclusive amenazados de muerte por un grupo de personas que los acusaban de ser responsables de que la enfermedad en Caranavi cause algún desastre”, informó Romero.

Con los mínimos insumos de seguridad, las 17 personas del sector de salud, entre médicos epidemiólogos y enfermeras, habían realizado la contención epidemiológica y aislamiento del primer paciente frente al COVID-19 en esa región.