Una vista del Hospital La Portada de La Paz. (Foto: Alcaldía de La Paz)

Veiska Soto / Bolivia Digital

El Comité de Emergencia de La Paz habilitará tres centros médicos exclusivos para atender la emergencia del COVID-19. Estos son los hospitales La Portada y Juan XXIII, además de una clínica privada que atenderá a pacientes de seguros privados y a sus usuarios.

La determinación busca evitar que los pacientes portadores del virus se mezclen con enfermos con otras dolencias. “Esa es una de las primeras conclusiones y la más importante” afirmó el alcalde paceño, Luis Revilla, tras la reunión del Comité.

En el hospital La Portada se atiende actualmente a seis pacientes de COVID-19, ninguno de ellos en terapia intensiva. Ese centro de segundo nivel tiene instaladas nueve unidades de terapia intensiva nuevas y listas para funcionar.

El burgomaestre paceño señaló que en las próximas semanas el Gobierno está adquiriendo 500 unidades de terapia intensiva para ser distribuidos en los distintos hospitales del país.

“Estos equipos no están disponibles en el mercado local, hay que importarlos y por lo tanto se requiere de una acción rápida y oportuna del Gobierno que, entendemos, lo está haciendo”, señaló.

En el departamento de La Paz existen 87 unidades de terapia intensiva, la mitad están en hospitales privados, las restantes 40 unidades están en el hospital del Niño, Tórax y Hospital de Clínicas, las que son usadas por pacientes que requieren de terapia intensiva, pero no tienen coronavirus.

Revilla informó que en la reunión, que se prolongó por más de tres horas, en la que participaron los ministros de Obras Públicas, Iván Arias; Salud, Aníbal Cruz; Educación, Víctor Hugo Cárdenas; el Gobernador de La Paz, Félix Patzi; la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón; junto a representantes de la Policía, Fuerzas Armadas y el Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz, se trataron temas prioritarios como la compra de equipos para las Unidades de Terapia Intensiva (UTI), así como los insumos de bioseguridad.

“Hablamos de la adquisición de medicamentos e insumos que están en manos del Estado y del Gobierno nacional. Se está buscando hacer compras grandes, implementos de bioseguridad, barbijos, pruebas rápidas. Se están consolidando compras únicas para evitar la dispersión de esfuerzos y procedimientos”, dijo Revilla.