Ciudadanos venezolanos en Bolivia reciben ayuda durante la cuarentena. (Foto: RRSS).

Tres ciudadanos venezolanos que transitaban libremente por La Paz, Oruro y Cochabamba fueron detectados por el control policial y puestos en cuarentena en Guaqui hace cuatro días, informó el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Iván Arias, durante su inspección a ese municipio de la provincia Ingavi.

La autoridad llegó a la población como segundo punto de inspección a seis municipios paceños, para verificar la situación de los centros de salud y las condiciones de bioseguridad para enfrentar los casos de coronavirus (COVID-19) que se puedan presentar en las siguientes semanas.

Arias recibió el informe de cumplimiento de la cuarentena por parte de la alcaldesa de Guaqui, Gladys Arce, y del comandante de la Base Naval, Pablo Omar Villanueva, además del personal médico, concejales municipales y autoridades originarias.

En ese marco, efectivos policiales y de la Fuerza Naval informaron a la autoridad ministerial sobre la detención de los venezolanos que habían logrado circular por tres departamentos durante estos días de restricción, por lo que tuvieron que ser trasladados a un centro de aislamiento para su observación y control sanitario.

Arias también visitó el Centro de Salud de Guaqui, en el que repasó las medidas de bioseguridad con el personal médico y enfermeras, desde la forma correcta de recibir a un paciente con síntomas de la enfermedad y todo el protocolo para su atención, diagnóstico y posterior traslado a su domicilio en casos leves, o a un hospital con atención en terapia intensiva, si tiene síntomas graves.

Asimismo, la autoridad reflexionó a la población de Guaqui, conocida por su devoción al Tata Santiago, para que acate la cuarentena y haga suya la frase atribuida a ese santo de “cuídate que yo te cuidaré”.

Arias informó también que en la cita con las autoridades originarias de Guaqui se logró establecer el compromiso para acatar las medidas gubernamentales de contención a la enfermedad, a pesar de que alguna gente se niega a cumplir la cuarentena con el único objetivo de generar indisciplina.

El ministro les pidió asumir conciencia de los riesgos fatales que implica este enemigo invisible.