Fernando del Carpio / Bolivia Digital

El alcalde de Trinidad, Mario Suárez Hurtado, luego de admitir que «localmente no se puede controlar el COVID-19», dijo este miércoles que se decidió aprobar una ley de desastre municipal.

La declaratoria fue adoptada a fin de recibir ayuda, sobre todo más recursos, ya que incluso faltan fármacos para enfrentar la pandemia, que registró esta jornada 154 nuevos casos, sumando en total 833 confirmados.

Suárez informó en el programa “Parte y contraparte”, de Bolivia TV, que los médicos del Beni emitieron hoy un manifiesto en el que señalan que la capacidad sanitaria de Trinidad y del departamento en su conjunto está colapsada.

Además, dijo el burgomaestre, faltan medicamentos, lo que agrava la situación de la capital beniana porque la cantidad de decesos aumenta diariamente; hoy se registraron siete.

Suárez detalló que el índice de mortalidad del país es de 1,65, pero en Trinidad alcanza a 33,5, que es uno de los más altos incluso a nivel internacional.

Asimismo, la autoridad edil destacó la llegada de los galenos paceños para combatir el coronavirus, después de que en Trinidad murieron tres enfermeras y un médico.

«Con la ayuda de Dios vamos a salir, nos va a ayudar», añadió el Alcalde trinitario.