El equipo de rescate que fue en busca de los tripulantes de la nave siniestrada. (Foto: Ministerio de Defensa)

• Ángela Marquez/

El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, informó ayer que los dos pilotos de la avioneta siniestrada, en la serranía de Aimirí, el miércoles, fallecieron de manera instantánea luego del accidente.

Hasta el aeropuerto El Trompillo llegaron los helicópteros de la Fuerza Aérea con los cuerpos de los dos tripulantes, quienes fueron reconocidos por sus familiares. 

“Yo quiero anunciarles de forma oficial que estamos cerrando las operaciones y al mismo tiempo enviar mis condolencias a las familias de Carlos Áñez y Kevin Chávez y también a la familia de la aeronáutica civil”, dijo la autoridad en conferencia de prensa.

Agregó que las operaciones para recuperar los cuerpos no fueron fáciles, ya que los fallecidos se encontraban en un lugar de difícil acceso por tierra, por lo que los rescatistas tuvieron que requerir la pericia de los pilotos de los helicópteros para ese tipo de salvamento.

Los cuerpos serán sometidos a un examen médico forense, donde se determinarán las causas de la muerte de los dos pilotos.

La avioneta fue reportada como desaparecida desde la noche del miércoles, mientras cumplía el vuelo de Yacuiba a Santa Cruz.

Los tripulantes se contactaron por última vez para informar sobre su retorno a la capital cruceña, pero después perdieron conexión con la torre de control.

La tarde del jueves se ubicó a la nave, pero no se conocía la situación de sus tripulantes.

Periodistas rescatados

A las 10.30 de ayer se rescató a los periodistas Joaquín Luna y José Choquechambi, del canal Red Bolivisión, y Tito Enrique Sánchez, de la televisora Unitel.

El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, informó que la operación de rescate se desarrolló con el helicóptero B3 de la Fuerza Aérea Boliviana.

Los periodistas que fueron rescatados, los localizaron el viernes por la noche.

La tripulación de la aeronave estaba conformada por tres miembros de la Fuerza Aérea Boliviana y seis voluntarios del grupo de rescate SAR-FAB.

Los periodistas rescatados pernoctaron en el lugar en el que fueron localizados, mientras que el grupo de rescate permaneció en la cima de la serranía y los helicópteros en la base del lugar para reanudar los trabajos de rescate.

Los comunicadores desarrollaban la cobertura de la recuperación de los dos tripulantes fallecidos de la avioneta siniestrada en la provincia Cordillera de Santa Cruz y se internaron en el lugar por sus propios medios.