INT - OTAN - EFE

 

AFP / Londres – Edición impresa

El presidente estadounidense, Donald Trump, calificó ayer de “insultantes” las críticas a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de un firme presidente francés, Emmanuel Macron, aireando las diferencias de una alianza que mira con recelo a Rusia y China.

“Mi afirmación (sobre “muerte cerebral” de la OTAN) provocó la reacción de mucha gente, pero mantengo esas palabras”, dijo el mandatario galo en un encuentro con su par estadounidense, que horas antes las había calificado de muy insultantes.

El francés buscaba sacudir la cumbre de la OTAN, que se inició en Londres, después del llamado a más gasto militar de Donald Trump.

Macron aseguró que la Alianza, nacida de los escombros de la Segunda Guerra Mundial para hacer frente a una Unión Soviética vecina de Europa, no es solo dinero.

Francia aboga por repensar la estrategia de la OTAN, en un contexto de auge militar de China y de ataques de grupos yihadistas, por lo que París ve preocupante la ofensiva de Turquía en el norte de Siria.

Muchos morosos

El mandatario de Estados Unidos, primera potencia de la OTAN y cuyo gasto militar nacional se situó en 3,30% del PIB en 2018, alabó no obstante a su vez los esfuerzos de los aliados para aumentar el gasto militar.

En su opinión, todavía quedan muchos morosos. Según datos de la Alianza, solo nueve de sus 29 miembros alcanzarían este año el 2% del PIB en gasto militar, que prometieron cumplir para 2024.

El estadounidense puso como ejemplo el caso de la primera economía europea, Alemania, que alcanzaría el 1,38% del PIB en 2019 y de aquellos con menos gasto, en referencia a Luxemburgo (0,56%) y España (0,92%).

China en el retrovisor

El estadounidense abogó por examinar por ejemplo retos como “el enorme crecimiento de China”, clave en la salida de Rusia y de Estados Unidos de un tratado clave de la Guerra Fría sobre armas nucleares.

Macron llamó también a un “diálogo estratégico” pero sin “ingenuidad” con Rusia, principal foco de preocupación de los países bálticos desde el conflicto en Ucrania iniciado en 2014.

El presidente ruso, Vladímir Putin, se dijo poco antes dispuesto a cooperar en temas como el terrorismo o el peligro de la proliferación de armas de destrucción masiva, pese al comportamiento aliado.

Hoy los líderes tendrán sobre la mesa las propuestas de París y de Berlín para iniciar una reflexión sobre el futuro de la OTAN, entre otros.