El presidente del TSE, Salvador Romero, emite declaraciones ante la prensa. (Foto: APG)

Gonzalo Pérez Bejar

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, descartó la realización de comicios el 3 de mayo debido a la crisis que vive el país por la llegada y brote del coronavirus. Para ello, la autoridad remitió a la Asamblea Legislativa Plurinacional las fechas tentativas para el cumplimiento de las elecciones generales.
“La suspensión de las justas electorales se debe a la pandemia del COVID-19”, declaró la autoridad electoral cuando dio a conocer el pronunciamiento aprobado en la Sala Plena de la institución.
Romero indicó que será el Legislativo el que deberá considerar el “rango” de fechas entre el 7 de junio y 6 de septiembre. Asimismo, será esa instancia la que definirá el día de las justas electorales, basado en consideraciones técnicas y valoraciones científicas provenientes de estimaciones serias sobre la probable evolución de la enfermedad, teniendo como referencia útil las experiencias de otros países.
“Bajo el principio de preclusión, se considerará una fecha para la votación a partir de consideraciones técnicas y de valoraciones científicas provenientes de estimaciones serias sobre la probable evolución de la pandemia. Hay que tener como referencia útil las experiencias internacionales”, anunció.
Aclaró que todas las actividades electorales quedan postergadas mientras dure la emergencia sanitaria que rige en el país.
“El proyecto de ley es el punto de llegada de una reflexión y un trabajo colectivo. El Tribunal Supremo Electoral asumió la responsabilidad de convocar a un diálogo amplio a todas las candidaturas, convencido de que, más allá de las diferencias y antagonismos entre estas fuerzas, en un régimen pluralista existe la capacidad de actuar con desprendimiento, convicción y compromiso democráticos para la búsqueda del bien común”, afirmó.
Romero resaltó el espíritu de colaboración y compresión de los líderes políticos en carrera, ya que la decisión fue asumida conjuntamente con los representantes de las organizaciones políticas, “quienes contribuyeron de manera decisiva a establecer los puntos esenciales del curso que debe seguir la elección, si bien, como es normal en una labor de esta naturaleza, algunos actores pueden todavía tener divergencias”, expresó.

“La mesa de diálogo procuró una solución que preserve tanto los principios básicos de la salud pública como los requisitos de la elección técnicamente sólida y políticamente imparcial que exige la ciudadanía y requiere la democracia para su afianzamiento”, finalizó el titular del TSE.

LinkedIn