Miembros de la sala plena del TSE.

La compra de materiales e insumos médicos para precautelar la salud del personal y la ciudadanía demandarán un presupuesto adicional.

Karem Mendoza G. / Bolivia Digital

Pese a la emergencia sanitaria por el coronavirus (COVID-19) en el país, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) retomó las actividades logísticas para continuar con el calendario electoral y definir la jornada de votación. La principal tarea es establecer las medidas de seguridad en salud pública para completar el proceso electoral.

“A partir de ahora el TSE deberá evaluar cuáles son los requerimientos de presupuesto adicional para cumplir con la fase final del proceso electoral y, por otro lado, un análisis muy minucioso sobre todas las necesidades que se tendrán para precautelar la salud de los bolivianos en todas y cada una de las actividades que nos llevarán a la jornada electoral”, afirmó el presidente del TSE, Salvador Romero.

La autoridad explicó que el organismo coordinará con los tribunales electorales departamentales del país las necesidades económicas adicionales para encarar las condiciones técnicas y de salud de la fase final del proceso de sufragio.

Por otro lado, las autoridades analizarán y rediseñarán algunas etapas relacionadas con las medidas de bioseguridad y prevención del COVID-19. Por ejemplo, la capacitación de jurados electorales tendrá que adaptarse y se efectuará bajo modalidades diferentes a las acostumbradas.

Romero recalcó que el Órgano Electoral requerirá un presupuesto adicional para la compra de materiales. El presupuesto actual asciende a Bs 201 millones. Del total, Bs 106 millones están destinados al proceso electoral y Bs 35 millones a la publicidad de los partidos, es decir, el fortalecimiento público que establece la norma electoral.

“Es importante especificar que se requerirá un presupuesto adicional porque hay algunos materiales nuevos que deberán comprarse y que no estaban contemplados. Me refiero de manera particular a todos los elementos de protección de la salud de los actores que participan en el proceso electoral, que es una manera de proteger la salud del conjunto de los bolivianos”, aseguró.

La Ley 1297 de Postergación de Elecciones aprobada por la Asamblea Legislativa con dos tercios del Movimiento al Socialismo (MAS) establece un plazo de 90 días a partir del 3 de mayo para definir la fecha de la jornada de votación. El presidente del TSE ratificó que el organismo cumplirá la norma en respeto al Estado de derecho.