Presidente del TSE, Salvador Romero, durante su llegada a la Asamblea Legislativa, hoy. (Foto: APG)

El monto adicional se solicitará al Ministerio de Economía y se destinará para la compra de insumos médicos que permitan desarrollar las tareas del proceso de votación.

Karem Mendoza G. / Bolivia Digital

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, informó que es posible que esta entidad solicite presupuesto adicional al Ministerio de Economía para la compra de insumos médicos necesarios que permitan organizar las elecciones generales durante la pandemia. Este incremento está incluido en el proyecto de ley que aprobó ayer la Cámara de Diputados.

“Es posible que esta suspensión del calendario electoral, más la necesidad de la compra y adquisición de algunos productos, de insumos médicos que ayuden a garantizar la salud de los bolivianos durante las tareas electorales que llevaremos adelante, implique la necesidad de solicitar un presupuesto adicional al Ministerio de Economía”, aclaró la autoridad.

El presupuesto dispuesto para el Órgano Electoral asciende a Bs 201 millones. Del total, Bs 106 millones están destinados al proceso electoral y Bs 35 millones a la contratación de publicidad para los partidos, es decir, el fortalecimiento público que establece la norma electoral.

Tras un debate extenso, el pleno de Diputados aprobó ayer un proyecto de ley que establece llevar adelante los comicios en un plazo de 90 días a partir del 3 de mayo. La propuesta se remitió a la Cámara de Senadores para su consideración. A esta sesión ordinaria también asistió Romero.

El presidente el TSE advirtió a los legisladores la importancia de no caer en dos tipos de riesgo. El primero, fijar un plazo demasiado breve sin los elementos técnicos de conocimiento adecuado, y el segundo, no fijar a una fecha que nos lleva a otro tipo de incertidumbre. Sin embargo, el nuevo rango comprende del 3 de mayo al 3 de agosto para establecer la fecha de los comicios.

El plazo de 90 días dispuesto por Diputados reduce la “flexibilidad técnica” propuesta por el TSE para seleccionar la fecha a partir de estos parámetros científicos, operativos y logísticos del proceso electoral, señaló Romero y aseguró que respetará cualquier disposición y ley emanada de la Asamblea Legislativa respecto a los plazos para los comicios.

Respecto al calendario electoral, quedan 45 días antes de la jornada de votación y se retomará desde la última actividad por un “principio de preclusión”. Es decir, todas las tareas que se efectuaron entre el 5 de enero y el 21 de marzo quedan cerradas y ninguna se repite.

“Una vez que el TSE retorne a sus labores, coordine con los TED y evalúe elementos técnicos y científicos se fijará la fecha de las elecciones. El TSE respetará las leyes y realizaremos un proceso transparente, técnicamente sólido, políticamente imparcial y con medidas de seguridad para cuidar la vida de los bolivianos”, aclaró.