El servicio de telemedicina apoyará a personas infectadas con coronavirus en Beni.

Luis Mealla/Bolivia Digital

La Unidad de Telemedicina de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de La Paz, activará en las próximas horas sus servicios para atender hasta 500 casos, por semana, de coronavirus en Beni y rastrear posibles contagios, luego de que se declarara desastre sanitario en esa región.

Hasta la fecha, ese departamento registró 1.015 casos positivos y en las últimas horas fallecieron nueve personas.

Ante esa situación, la UMSA determinó poner en marcha un mecanismo informático para coadyuvar, de manera virtual, en la contención de la emergencia sanitaria.

“A la fecha, se tiene a disposición 20 médicos debidamente capacitados para esta emergencia sanitaria que, de manera voluntaria, llevarán a cabo esta tarea, con capacidad de atención de hasta 500 pacientes a la semana (…); de acuerdo al requerimiento, se incrementará el personal médico necesario”, señala parte de un boletín emitido por esa casa de estudios superiores.

«Necesitamos adelantarnos y hacer todo lo que podamos para ayudar a ese departamento, donde nuestros colegas claman por nuestra ayuda», informó el rector de la UMSA, Javier Peñaranda, citado en el comunicado.

Para ese objetivo, se activó el sitio web www.martixa.com/beni, en el que los pacientes de ese departamento pueden programar una cita con un profesional médico para su respectiva atención y monitoreo. Este proyecto se pondrá en funcionamiento en las próximas horas, en coordinación con el Servicio Departamental de Salud (Sedes) y las autoridades locales.

De acuerdo con el comunicado, este proyecto estará dirigido por los médicos especialistas Juan Pablo Jaldín y Ángela Alanes, miembros del equipo médico científico del Comité Operativo de Emergencias (COE) de la UMSA.

«Será un trabajo enorme de alta responsabilidad que beneficiará, en alguna medida, a la población beniana que está afectada por este virus (…). Sé que tendremos mucho éxito. Probablemente no podamos llegar a todas las personas, sin embargo, podremos ayudar en descongestionar los hospitales y esperamos evitar muchas muertes», afirmó Alanes.

La profesional en salud afirmó que si bien el rastreo de contactos «no puede eliminar» el coronavirus, ayudará a «reducir la curva para que menos personas se infecten».

La atención comienza en el rastreo de contactos con información obtenida, vía teléfono, de la persona que dio positivo para el coronavirus. Luego, se realiza el respectivo seguimiento de los familiares, amigos, colegas con los que haya estado a menos de dos metros de distancia, aunque sea por un momento.

Este proyecto busca optimizar la labor sanitaria, toda vez que los hospitales en Beni colapsaron.