Control de salud a la población de la ciudad de La Paz. (Foto: Archivo).

Señaló que es conveniente que más adelante, y después de una evaluación más integral, con mayores datos epidemiológicos, se pueda pensar en levantar las restricciones de manera escalonada.

Franz Acarapi / Bolivia Digital

El equipo multidisciplinario de investigadores del Comité Operativo de Emergencia de la Universidad Mayor de San Andrés (COE/UMSA) recomendó al Gobierno central “ampliar la cuarentena nacional por el mismo período aplicado hasta el momento”, es decir, hasta el 10 de mayo, debido a que en el país no existen aún las condiciones multifactoriales para levantar esa medida.

Mediante el Decreto 4296, el 17 de marzo, el Gobierno determinó la cuarentena; el 21 de marzo, a través del Decreto 4199, declaró una “cuarentena total” y “estado de emergencia sanitaria” con cierre de fronteras a partir del domingo 22 de marzo hasta el miércoles 15 de abril; sin embargo, esta medida fue ampliada hasta el 30 de este mes y en siete días se evaluará su flexibilización.

Al inicio de estas medidas, el país registraba 19 casos confirmados de coronavirus, ocho en Santa Cruz, ocho en Oruro, dos en Cochabamba, uno en La Paz y cero fallecidos, mientras que el 13 de abril se registraron 354 casos confirmados con 28 fallecidos, señala un comunicado de prensa de la UMSA.

Sobre la cuarentena vigente en varios países, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que “levantar las restricciones demasiado rápido podría conducir a un surgimiento mortal, la bajada puede ser tan peligrosa como la subida si no se maneja adecuadamente”. Con ese respaldo internacional, el COE/UMSA señala que levantar la cuarentena en Bolivia podría generar un rebrote de los casos de contagio.

Bolivia no está preparada

En criterio del COE/UMSA, el sistema de salud aún está trabajando en el fortalecimiento de su capacidad resolutiva para afrontar de mejor manera los casos complicados. Por ello, el Comité detalló las condiciones más importantes que se deben cumplir a futuro para considerar el posible levantamiento de las restricciones, el cual menciona que el proceso de la transmisión del coronavirus debe estar controlado; deben existir suficientes servicios médicos y de salud pública disponibles; los riegos de brotes deben ser minimizados en entornos especiales como los centros de atención a largo plazo; deben haber medidas preventivas en lugares de trabajo, escuelas y otros espacios; los riesgos de importación de la enfermedad deben ser estrictamente gestionados, y que las comunidades de todo el país estén plenamente conscientes y participen en el proceso de transición.

El rector de la UMSA, Javier Peñaranda, señaló que es conveniente que más adelante, y después de una evaluación más integral, con mayores datos epidemiológicos y en función del fortalecimiento del sistema de salud, se pueda pensar en levantar las restricciones de manera escalonada.

Remarcó que “el papel responsable de la población es fundamental para continuar con la desaceleración de la transmisión del COVID-19, sin descuidar el apoyo humanitario a los grupos socialmente más vulnerables”.