Andrew Jack, que participó en la saga cinematográfica de 'Star Wars', murió a los 76 años como resultado de complicaciones originadas por el COVID-19 en un hospital a las afueras de Londres. (Foto: Infobae).

Infobae

El actor británico Andrew Jack murió hoy en Londres a los 76 años debido a complicaciones derivadas del coronavirus COVID-19. Era conocido por sus actuaciones en los episodios VII (The Force Awakens) y VIII (The Last Jedi) de la popular saga Star Wars, en las que interpretó al mayor Emmat, uno de los dirigentes de la Resistencia.

Su representante, Jill McCullough, confirmó que la esposa del actor no pudo estar junto a él, ya que cumple con la cuarentena en Australia, y que puede que no haya funeral por las restricciones adoptadas para frenar la pandemia del COVID-19.

“Falleció esta mañana por el COVID-19 en el Hospital de San Pedro, Chertsey. Andrew vivía en una de las casas flotantes más antiguas del Támesis, y a pesar de ser muy independiente estaba locamente enamorado de su esposa”, señaló su manager.

El poster del episodio VII de la saga Star Wars, «El Despertar de la Fuerza» (The Force Awakens), estrenado en 2015 y que contó con la actuación de Jack. (Foto: Infobae)

«Ella no pudo verlo ni hablar con él al final de su vida, y existe la posibilidad de que no se celebre un funeral. Es doloroso no poder despedirse”, declaró McCullough.

El representante aseguró que el actor estaba muy activo, pero que el virus lo deterioró rápidamente: “El mes pasado trabajaba con la nueva película de Batman, protagonizada por Robert Pattinson, y de repente hoy ya no está con nosotros”.

El intérprete trabajó con numerosas estrellas de Hollywood durante su carrera. A lo largo de sus años en la industria, el británico ayudó a actores como Viggo Mortensen, Robert Downey Jr. y Christian Bale a practicar sus acentos para distintos personajes, y, además, creó las pronunciaciones de la Tierra Media en la trilogía de “El señor de los anillos”.

Andrew Jack, que participó en la saga cinematográfica de ‘Star Wars’, murió a los 76 años como resultado de complicaciones originadas por el COVID-19 en un hospital a las afueras de Londres.