Lula da Silva en uno de sus encuentros con las multitudes. (Foto: RT)

• Sputnik/

El analista político Guilherme Simoes Reis dijo a Sputnik que es difícil vaticinar si Luiz Inácio Lula da Silva logrará los votos necesarios en las elecciones del 2 de octubre para proclamarse presidente de Brasil sin necesidad de un balotaje. Aunque el expresidente lidera las encuestas.

Unos 156 millones de brasileños votarán el domingo 2 de octubre para decidir quién será el presidente en los próximos cuatro años. Si bien hay 11 candidatos en pugna, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) y el actual mandatario Jair Bolsonaro son los principales aspirantes al sillón del Palacio de Planalto.

En diálogo con Sputnik, el politólogo e investigador de la Universidad Federal del Estado de Rio de Janeiro Guilherme Simoes Reis advirtió de que si bien las encuestas pronostican como vencedor a Lula da Silva, candidato del Partido de los Trabajadores (PT), el foco de atención recae sobre si la elección se definirá en primera instancia o habrá una segunda vuelta electoral el 30 de octubre.

Para Simoes es difícil predecir si habrá o no un balotaje electoral a fines de octubre entre Lula y Bolsonaro. “Las probabilidades son casi de un 50-50. Está el margen de error, entonces pueden ser dos puntos más, dos puntos menos. Solo lo sabremos el día de la elección”, advirtió.

Según la encuesta de opinión más reciente, publicada el 27 de septiembre por el Instituto Demoscópico IPEC, el candidato del PT tiene un 48% de las preferencias de cara a las elecciones del 2 de octubre, frente a un 31% de Bolsonaro. Para ganar en primera vuelta, Lula debería obtener más del 50% de los votos válidos.

El tercer posicionado en las encuestas es el candidato del Partido Democrático Laborista —PDT, por sus siglas en portugués— y exgobernador del estado de Ceará (noreste) Ciro Gomes, con un 6% de las preferencias.

En cuarta posición se ubica la senadora por el estado de Mato Grosso do Sul (suroeste), Simone Tebet, candidata del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), con un 5% en intención de voto.

“Existe un esfuerzo muy grande de la candidatura de Lula para conseguir el voto estratégico, el voto útil de los electores de los demás candidatos, de hacer votar a la gente. Sin embargo, en las elecciones anteriores, Lula jamás ganó en primera vuelta”, insistió Simoes.