Seguidores del Comité Cívico de Santa Cruz y del Gobernador cruceño agredieron e insultaron a todas las personas que identificaron como ‘collas’. (Fotos: APG)

Redacción Central /

La celebración por el 211 aniversario de Santa Cruz se vio empañada por las conductas de racismo y discriminación alentadas por un discurso provocador del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. Los actos terminaron con agresiones en contra de personas de pollera o ponchos y el ultraje a la wiphala, bandera reconocida como símbolo patrio por la Constitución Política del Estado.

Los hechos ocurrieron la mañana del viernes cuando se desarrollaban los actos protocolares por la efeméride cruceña y el gobernador Camacho decidió en su discurso dar por concluido el programa oficial en la plaza 24 de Septiembre, sin dar oportunidad a la participación del presidente en ejercicio del país, David Choquehuanca, quien se encontraba en el lugar.

“Lo comprometí, porque así debe ser; hizo uso de la palabra nuestro Alcalde municipal (Jhonny Fernández). Ésta es una fiesta cruceña y quienes vienen a agredir a Santa Cruz no van a hacer; con mi discurso el acto se da por cerrado. Muy buenos días, felicidades, Santa Cruz”, fueron las palabras con las que Camacho finalizó el acto.

La situación provocó malestar entre los presentes que cuestionaron a Camacho y en respuesta los simpatizantes del gobernador agraviaron la wiphala, que fue izada por Choquehuanca, quien participó en el acto como presidente en Ejercicio de Bolivia, a quien se le quitó el derecho al uso de la palabra con una actitud del Gobernador claramente prepotente.

Se sumaron a esta actitud discriminadora las acciones del presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Rómulo Calvo, quien, según imágenes difundidas, se dio la vuelta cuando asambleístas del Movimiento Al Socialismo (MAS) se acercaron a saludar a las autoridades durante el acto protocolar de celebración de la efeméride departamental; también roció alcohol en el ambiente, como un ademán de desinfección del lugar.

Mientras tanto, los activistas a favor de Camacho y Calvo agredieron e insultaron a las mujeres de pollera y a los hombres que utilizaban ponchos u otras características indígenas en su vestimenta, golpearon incluso a periodistas estatales que hacían la cobertura de los hechos.

“Fui agredido con un objeto contundente y chicoteado. Tengo un hematoma en mi nuca, producto de eso he tenido que asistir a un médico para que ser evaluado y me dé algunos calmantes”, sostuvo el dirigente del Conamaq Iver Valenzuela en declaraciones a radio Patria Nueva, recordando cómo sufrió la agresión por parte de algunas personas simpatizantes de Camacho y del Comité Cívico.

También sufrió agresiones Javier Reyes, el camarógrafo de Bolivia TV, quien ya presentó una denuncia ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) por agresiones y atentado contra la libertad del trabajo.

“Me insultaron, llegaron hasta el extremo de agredirme, fregaron mi equipo, mi herramienta de trabajo con la cual yo me estaba desempeñando. No nos dejan hacer nuestro trabajo, nos insultan, nos agreden, grupos de personas gritándonos de un lado, del otro lado, y por eso nos acercamos para que la justicie actúe y que dé con las personas que nos hicieron este daño y fregaron mi herramienta de trabajo”, agregó Reyes.

ACCIONES LEGALES

Al respecto, el ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Iván Lima, anunció este viernes que el Gobierno nacional iniciará acciones penales por el ultraje a símbolos patrios y actos de racismo y discriminación en Santa Cruz durante la efeméride departamental.

“El Estado, a través de las instancias respectivas, va a presentar las acciones penales correspondientes contra los autores de este acto de racismo y discriminación y por la afrenta al símbolo patrio que constituye la wiphala, porque lo que ha ocurrido esta mañana es un delito”, dijo en conferencia de prensa.

Recordó que el ultraje a los símbolos patrios, como la bandera, el himno o la wiphala, se constituyen en un delito de orden público, por lo que el Gobierno nacional se constituirá en parte querellante en ese delito. Además dijo que se iniciaron las investigaciones correspondientes respecto al artículo 129 del Código Penal.

Lima señaló que la afrenta a la wiphala también se dio en relación a la ofrenda floral del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), cuyos integrantes fueron agredidos y se destruyó ese símbolo en el arreglo que pretendían entregar.

“Lo que ha ocurrido hoy es algo que no se había visto sino en épocas de dictadura (…) Lo más grave es que hemos vuelto a vivir los bolivianos algo tan infame como es la discriminación y el golpear a bolivianos. Lo que ha ocurrido con el tata jiliri Iver Valenzuela no es admisible, lo que ha pasado el día de hoy es algo que se cataloga como delito de racismo. La discriminación que ha sufrido este ciudadano no es admisible, no es tolerable”, lamentó la autoridad citada por la ABI.

Además aseguró que se identificó al menos a tres personas involucradas en los delitos de ultraje a símbolos patrios y actos de racismo y discriminación, y dijo que su despacho se convertirá en querellante de los procesos judiciales que buscan el procesamiento no sólo de los autores materiales de esos delitos, sino a los autores intelectuales

AMENAZAS DE GOLPE

Poco después, prosiguiendo con declaraciones que buscan generar enfrentamientos, Camacho dijo: “Vamos a quedarnos a pelear con nuestro pueblo y vamos a terminar lo que empezamos”, en clara alusión a las acciones desarrolladas en 2019, cuando Camacho lideró movilizaciones y participó en un golpe de Estado que terminó con la renuncia de Evo Morales luego de que, como él mismo admitió, su padre negociara con militares que sugirieron al entonces Presidente que renuncie.

“Si allá en otro lugar le han dado la palabra, aquí se equivocó, aquí vamos a hacer respetar nuestra tierra”, insistió Camacho en referencia a la intervención del presidente Luis Arce en la Expocruz y de Choquehuanca en la sesión del Concejo edil, donde hablaron del golpe de Estado de 2019.

“Han venido a querer imponer su bandera, el pueblo la ha sacado, a nosotros no nos representa y es una confrontación que ellos hacen”, insistió tratando de justificar el retiro de la wiphala.

Al respecto, Choquehuanca dijo: “Entre bolivianos no podemos seguir profundizando la división, no podemos sembrar odio, hermanos, tenemos que sembrar esperanza, paz, amor; no podemos sembrar odio (…) no tenemos que profundizar la polarización”, manifestó.

Se tiene que “construir hermandad, (aunque) hay algunas autoridades a las que el pueblo las está mirando, las está mirando, hermanos, hay que tener cuidado: si yo siembro papa, papa voy a cosechar (…) lo que se siembra se cosecha, y lo que nosotros tenemos que hacer, hermanos, es sembrar el bien, hermandad, unidad, esperanza, felicidad”, agregó.

Normativa departamental ilegal

El ministro de Justicia y Transparencia, Iván Lima Magne, denunció que la Asamblea Legislativa Departamental (ALD) de Santa Cruz aprobó una ley departamental que vulnera la Constitución Política de Estado (CPE), normas vigentes y se atribuye las competencias de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), iniciando así un proceso separatista.

En los actos conmemorativos de los 211 años de la gesta libertaria de Santa Cruz, el presidente en ejercicio de Bolivia, David Choquehuanca, izó la wiphala junto a la tricolor nacional, mientras se entonaba el Himno Nacional, hecho que causó furor en la gente que se dio cita en la plaza principal 24 de Septiembre y entre la trifulca bajaron la wipala. Los asistentes exigieron al Gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho que izara la bandera del Patujú. foto Enrique Cenedo @APGNoticiasBo.

Violación de la Ley 045 Contra el Racismo

La Ley 045 Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación manifiesta que se entiende por discriminación  toda  forma  de  distinción, exclusión,  restricción  o  preferencia  fundada  en  razón  de  sexo,  color,  edad, orientación sexual e identidad de género, origen, cultura, nacionalidad, ciudadanía,  idioma,  credo  religioso,  ideología,  filiación  política  o  filosófica, estado  civil,  condición  económica,  social  o  de  salud,  profesión,  ocupación  u oficio,  grado  de  instrucción,  capacidades  diferentes  y/o  discapacidad  física, intelectual  o  sensorial,  estado  de  embarazo,  procedencia,  apariencia  física, vestimenta,  apellido  u  otras  que  tengan  por  objetivo  o  resultado  anular  o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de derechos  humanos  y  libertades  fundamentales  reconocidos  por  la  Constitución Política del Estado y el derecho internacional. No se considerará discriminación a las medidas de acción afirmativa.

Además constituye como falta en el ejercicio de la función pública, las agresiones verbales fundadas en motivos racistas y/o discriminatorios y el maltrato físico,  psicológico  y  sexual  por  motivos  racistas  y  discriminatorios que no constituya delito.

El ministro de Justicia, Iván Lima, dijo que se cometieron delitos tipificados en los artículos 129 y 161 del Código Penal y en toda la Ley 045, por lo que anunció una querella para que exista un debido proceso y estos hechos observados en Santa Cruz no se vuelvan a repetir nunca más.