El crimen ocurrió en el área de parqueo de la terminal terrestre. (Foto: El Deber)

• Roberto Medina Buezo

El sábado en la noche, el ciudadano brasileño Eislen Lemes Motta de 30 años fue acribillado en el parqueo de la terminal de buses de San Ignacio de Velasco, en Santa Cruz. La Policía sospecha que se trata de un ajuste de cuentas.

Según relatos de algunos testigos, Lemes Motta llegó a la terminal en una camioneta y estaba acompañado de su hermana y dos amigos.

“Compraron un boleto hacia Santa Cruz para la muchacha y luego los tres se fueron. Minutos después escuchamos disparos y nos enteramos que habían matado a uno de ellos”, relató una mujer a la red Unitel.

El informe preliminar de la Policía refiere que dos varones a bordo de una motocicleta para mujer esperaban afuera de la terminal a Lemes Motta y que se le acercaron cuando ya estaba dentro del motorizado.

Los autores del crimen abrieron las puertas de la camioneta, hicieron salir a los tres ocupantes y le dispararon en cuatro oportunidades a Lemes Motta. Tres de los proyectiles impactaron en su cabeza, lo que le provocó su muerte instantánea.

El comandante de la Policía, coronel Jhonny Aguilera, dijo que ya se encuentra en dicha localidad cruceña personal de Migración, Interpol y del Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) realizando las pesquisas para dar con el paradero de los dos implicados.

Tres ciudadanos extranjeros fueron arrestados en la víspera con fines investigativos.

Se sospecha que el crimen es un ajuste de cuentas por una deuda económica o por temas vinculados al narcotráfico.

Los familiares del fallecido llegaron a San Ignacio y se opusieron a que se ejecute la autopsia. En las próximas horas gestionarán la repatriación.

La Policía busca a otros tres brasileños sospechosos.

Sospechosos

La Policía identificó a tres personas extranjeras que al parecer tienen relación con el crimen, porque días antes estuvieron reunidas con la víctima, y en algunos momentos discutieron.

linkedin