Los actuales indicadores de contagios por coronavirus (COVID-19) se duplicarán en los próximos 12 días, según los resultados de un estudio prospectivo de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). (Foto: Radio Fides).

Mauricio Quiroz Terán / Bolivia Digital

Los actuales indicadores de contagios por coronavirus (COVID-19), que el miércoles alcanzaron el pico más alto desde que la enfermedad apareció en el país, se duplicarán en los próximos 12 días, según los resultados de un estudio prospectivo de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) que fue presentado esta semana. 

Este primer análisis sobre el comportamiento de la enfermedad en territorio nacional tuvo como base un proceso de monitoreo y evaluación que estuvo a cargo de un equipo interdisciplinario del Comité Operativo de Emergencia (COE) de la UMSA.

“Se estima que, en los próximos 12 días, la incidencia de contagios se duplicará (…). Debido a la gravedad de la situación, es necesario que la población boliviana comprenda que las medidas que implica la cuarentena tienen el objetivo estratégico de salvar la mayor cantidad de vidas”, afirmó el rector de la UMSA, Javier Peñaranda.

La autoridad académica lidera el equipo integrado por médicos e investigadores (Ángela Alanes, coordinadora CEO-UMSA y jefa del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina; René Soria, docente de posgrado de la Facultad de Medicina; Wálter Montaño, decano de la Facultad de Farmacia; y Rolando Paz, jefe de Bienestar Social).

El equipo, que evaluó la información internacional disponible sobre la pandemia, concluyó que este mal persistirá en el planeta durante los siguientes nueve meses. Además, los expertos recomendaron mantener las medidas de aislamiento “porque ayudan a controlar, mitigar y disminuir la transmisibilidad de este mal entre individuos y evitar el colapso del sistema de salud”, remarcó Peñaranda.

Los expertos de la UMSA recomendaron mantener las medidas de aislamiento “porque ayudan a controlar, mitigar y disminuir la transmisibilidad de este mal entre individuos y evitar el colapso del sistema de salud”. (Foto: Clarin).

Estos son los resultados más relevantes del equipo profesional de la UMSA que analizó la evolución de la propagación del virus en el país:

“1. Al inicio de la cuarentena estricta (22 de marzo), la transmisibilidad del virus, medida a través del número reproductivo básico (R0), se encontraba en 1.81. Sin ninguna medida de cuarentena, este número oscila entre 2-2.5. ¿Qué significa? Que por cada persona que contrae la enfermedad, sin distanciamiento social, esta transmite el virus a 2-3 personas. ‘El distanciamiento social está funcionando, y el virus se está transmitiendo más lentamente’.

2. Según estimaciones del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), a una persona infectada le toma entre 2 y 12 días empezar a presentar sintomatología (…). Cada prueba positiva de hoy refleja la infección que ocurrió, en promedio, hace unas tres semanas atrás, cuando las medidas de distanciamiento social aún no eran estrictas. Por ello, el 15 de abril aproximadamente recién se tendrá una idea más completa del efecto de la cuarentena.

3.  El crecimiento exponencial de los casos, que es el tiempo requerido para que el número de casos se duplique (que sucede cuando no hay ninguna medida de distanciamiento social), se está desacelerando a escala nacional. Por ejemplo, se necesitaron tres días (entre el 25 de marzo y el 28 de marzo) para que los casos se dupliquen, pero se necesitaron ocho días (entre el 28 de marzo y el 4 abril) para que se dupliquen de nuevo. 

5. Para que una pandemia se estabilice, necesitamos llegar a R0=1. En ese escenario, persona que necesita una cama hospitalaria la consigue, porque una persona está siendo dada de alta. Estamos aún en este nivel, lo que significa que las medidas de distanciamiento social serán necesarias hasta que suceda una de dos cosas: a) que más del 70% de las personas circulando en el país sean “sobrevivientes” de la infección, o que toda la población reciba una vacuna específica contra el COVID-19. Sin embargo, en el mejor de los casos, tendremos una vacuna en 12-18 meses; mientras tanto, habrá que ganar tiempo.

6. Estimamos que la actual incidencia de casos se duplicará en 12 días, por lo que el Estado debe comenzar a planificar medidas de distanciamiento más moderadas.

7. Para el caso particular de La Paz, el nivel de transmisibilidad se encuentra por encima de la media nacional (1.64), lo que hace prever que al menos estará una semana más en elevación, para empezar a estabilizarse. Cochabamba se encuentra en una similar situación (1.55).

8. Hasta el 6 de abril, Santa Cruz presentaba un nivel de transmisibilidad menor que a nivel nacional (1.32), lo que hace suponer que se encuentra en la etapa de meseta.

9. Estas previsiones son directamente proporcionales a los comportamientos de distanciamiento social que tengamos, por lo que el aplanamiento de la curva está en poder de nuestras acciones colectivas.

10. Entendiendo que el 81% de la población que contraiga el virus no padecerá síntomas, o estos serán leves, no podemos seguir estigmatizando ni al personal de salud ni a los pocos pacientes que requieren monitoreo hospitalario. Este virus no es de los más letales, pero sí es muy transmisible.

11. La UMSA se encuentra elaborando un segundo documento, que ofrecerá sugerencias de estrategias para ir levantando la cuarentena escalonadamente, siempre con la intención de equilibrar la seguridad de los grupos vulnerables, y ofrecer alternativas para que las consecuencias económicas no sean desproporcionadas”.