Militares controlan el ingreso de personas a un centro de abasto en la ciudad de La Paz.

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

En el Macrodistrito Max Paredes, en la ciudad de La Paz, efectivos militares, policiales y guardias municipales formaron un cordón de seguridad para realizar el control estricto en una de las zonas más populosas de la sede de gobierno y evitar la aglomeración de personas.

Se desplegaron 150 soldados (instructores militares) para el control efectivo en el ingreso de todos aquellos cuyo último dígito de su cédula de identidad termina en 3 y 4.

“Se realiza un control de seguridad en el ingreso a esta populosa zona, los 150 soldados instructores están desde las cuatro de la mañana para hacer efectivo el encapsulamiento junto con algunos efectivos de la Policía y de la Alcaldía“, informó el mayor José Mejía, de la Policía Militar.

Se sumaron 70 guardias municipales para participar en este control con el armado de equipos para verificar la cédula de las personas.

“También se controla, pero de manera más estricta, a los vendedores. Desde el lunes solo pueden vender sus productos aquellas personas cuyos dígitos estén comprendidos en los días ya establecidos», recordó.

Dijo que en el caso de que las vendedoras o compradores se resistan, la Policía se encarga de conducirlos al centro policial más cercano.

Mejía señaló que se sumaron 56 efectivos de la Estación Policial Integral de Munaypata, en coordinación con efectivos de la Unidad Operativa de Tránsito, para controlar las zonas de El Tejar, Bautista y en los mercados del Cementerio.

Otros 126 policías están en las avenidas Buenos Aires, Garita de Lima y Vita.