El dolor de una madre y la Biblia ensangrentada expresan la protesta gráfica de la artista. (Foto: Luz Asturizaga)

• Redacción Central /

La artista plástica Luz Asturizaga rememora los dos años de la masacre en Huayllani. Pintó un majestuoso mural de 15 x 3,50 metros en la Casa Consistorial, Museo Municipal de Sacaba.

“Me invitaron a Cochabamba para pintar el mural en el Museo Municipal de Sacaba, mis colegas consiguieron pintura, pasajes, estadía y alimentación en Sacaba, y por el mural no cobré nada. Fue mi cariño al arte y el compromiso que tenía”, dijo la artista que ya tiene otros dos murales de protesta sobre el golpe de Estado de 2019.

La artista plástica Luz Asturizaga posa junto a una parte de la obra terminada.

El primer mural que pintó acerca del tema fue en noviembre de 2019, cuando junto a otras artistas llegó al mismo lugar para plasmar el dolor de la gente en las paredes.

El 15 de noviembre de 2019 en la zona de Huayllani, del municipio de Sacaba, Cochabamba, 12 personas fueron asesinadas durante el gobierno de facto de Jeanine Añez, una administración que dejó más de 125 heridos, viudas y huérfanos

Para Luz, el hecho de pintar un mural en casi una semana es un récord importante por las dimensiones de la pared sobre las que fue pintado.

Desde 2020, Luz radica en México, país que la acogió con cariño y donde ahora se especializa en muralismo. También estuvo en Honduras 

‘Ni olvido ni perdón’ es el título de la muestra plástica que fue inaugurada el 15 de noviembre. “Este mural lo tenía pendiente desde 2019 y se dio la posibilidad este año de pintarlo y lo hice con mucho amor y dolor, porque me considero una artista revolucionaria que siente el sufrimiento de los demás. Por eso, para que quede un archivo de la masacre y se recuerde en las nuevas generaciones”, señaló Luz.

La muralista tiene otra obra en las paredes de la Escuela Normal Rural Carmen Serdán de México, que pintó en febrero de 2020. “!Ni olvido Ni perdón! ¡Justicia! se lee en el mural de cinco metros de largo por tres de alto que rescata una parte de la historia de Bolivia, cuando se suscitó el golpe de Estado que arrebató la democracia al país.

“Es mi sentir revolucionario, que se solidariza con los damnificados, con las familias incompletas que hoy viven como pueden. Siento toda esta tragedia como mía y me duele tanto, pues son vidas que jamás volverán y qué mejor que el mural para plasmar todo este sentir”, expresó la artista.

La represión orquestada por injerencia del norte plasmada en la obra.
linkedin