Los uniformados llevaron a la recién nacida y a la madre a un centro médico. (Foto: Policía Boliviana)

Roberto Medina / Bolivia Digital

En horas de la madrugada, cinco efectivos policiales dependientes de la Estación Policial Integral (EPI) de San Pedro, auxiliaron a una mujer que estaba a punto de dar a luz.

A pesar de que los uniformados socorrieron a la joven madre y la trasladaron desde un alojamiento a un centro médico, la bebé nació dentro de la patrulla.

Los galenos informaron que la niña tenía 34 semanas de gestación y que la mamá se asustó bastante cuando sintió dolores en su vientre.

“La Policía da la talla de acuerdo con sus capacidades, incluso en momentos difíciles, ya que los efectivos pudieron sobrellevar una situación complicada”, dijo el médico que atendió a la progenitora.

Madre e hija se encuentran estables y los cinco policías que atendieron el parto serán nombrados padrinos de la pequeña.