En cumplimiento a los acuerdos suscritos con los sectores sociales, el Gobierno abrogó el Decreto Supremo 4078 que eximía de responsabilidad penal a las Fuerzas Armadas en la tarea de pacificación del país. Esta determinación sin duda consolida la pacificación de Bolivia y fortalece el camino hacia la reconciliación entre los bolivianos.

La abrogación de dicha norma jurídica fue solicitada por la Federación de Juntas Vecinales de la ciudad de El Alto, la Central Obrera Boliviana (COB), la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y otras organizaciones sociales como un requisito para el levantamiento de los bloqueos y otras medidas de presión. 

La presidenta Jeanine Áñez abrogó el decreto que estuvo vigente para responder a una inédita y violenta convulsión social generada por los resultados de las elecciones fraudulentas del 20 de octubre.

“Hemos decidido abrogar el Decreto Supremo 4078, esta determinación ha sido tomada en consideración a que gracias a Dios y a la comprensión de todos los sectores del país hemos logrado la ansiada pacificación”, dijo la autoridad.

En su cuenta de Twitter enfatizó lo siguiente: “Acabo de abrogar el D.S.4078, porque gracias a la comprensión de todos los sectores hemos logrado pacificar el país. Nos complace que los bolivianos hubieran optado por seguir trabajando y construyendo una Bolivia que viva en paz democrática”. 

Esa norma fue aprobada tras los enfrentamientos entre cocaleros, policías y militares ocurridos en el municipio de Sacaba, en Cochabamba. La disposición autorizaba a las Fuerzas Armadas realizar operaciones que logren el restablecimiento de la paz y el orden público.

“Nuestro Gobierno tuvo que recurrir a una medida de estas características porque enfrentó acciones violentas que nunca antes habíamos visto en nuestra historia y que nunca más queremos verlas”, explicó la Jefa de Estado.

La mandataria Áñez recordó que esa norma jurídica es un recurso constitucional que los gobiernos tienen a su disposición cuando la seguridad del Estado y la ciudadanía se sienten amenazadas por acciones de violencia que ponen en peligro la estabilidad del país y la vida de los ciudadanos.

Expresó su agradecimiento a las Fuerzas Armadas “por su decidida y oportuna participación, que evitó mayores actitudes de vandalismo y confrontación”.

“En la ciudad de El Alto, especialmente la zona de Senkata ha vivido días de terror cuando se puso en riesgo no solo una planta estratégica de combustibles, sino la vida de más de 250 mil alteños. La tragedia habría alcanzado dimensiones devastadoras”, recordó la Presidenta. 

“Ahora, queridos ciudadanos, nos toca llegar al momento histórico de la reconciliación”, señaló la Mandataria.

La abrogación del decreto se produjo luego de que la Fejuve de El Alto levantó el bloqueo en esa urbe y después de que los cocaleros y campesinos asumieron similar medida en el Chapare y otras regiones de Bolivia.

A ese escenario se sumó la convocatoria a nuevas elecciones generales y la elección de vocales electorales, aspectos que contribuyeron a la pacificación del país.   

“Acabo de abrogar el D.S. 4078, porque gracias a la comprensión de todos los sectores hemos logrado pacificar el país. Nos complace que los bolivianos hubieran optado por seguir trabajando y construyendo una Bolivia que viva en paz democrática”. (Tuit presidenta Jeanine Áñez)