Por: Martín Moreira /

“Los discursos ejercen poder en tanto que determinan no sólo los desarrollos de otros discursos y sus contornos, sino que ofrecen especialmente a través de los medios de comunicación de masas para ser convertidos en acciones y en configuraciones de la realidad”, Siegfried Jäger.

La diversidad de coyunturas que existen en nuestro país y la diferente percepción de las personas que están regidas por su realidad en el tiempo y lugar en que estas se encuentran, donde son bombardeadas  indiscriminadamente por el quinto poder que lentamente conduce a la opinión pública desde la mirada del emisor de la noticia, con la intención de que se implante en la cabeza del receptor un idea predeterminada, esto ocurre todos los días, a cada minuto somos presas de los medios de comunicación y ese es su default con la sociedad.

Empecemos con “La Marcha por la Patria”, es simbólico movilizarse por días mejores para poder hacer visible un respaldo consistente a una sola idea, de tener condiciones para seguir trabajando bajo una línea política elegida por la mayoría, esta marcha saco el eslogan “Somos más de un millón”, que es real, más allá de cuantificar a los participantes,  tenemos que tomar en cuenta la carga simbólica y representativa de este eslogan, que refleja que el presidente goza del 55% de votación, peor lo surreal es como salieron los medios de comunicación que se dedicaron hacer conteo de personas por metros cuadrados, es algo necio que gente dedicada a mostrar la verdad de los hechos no comprenden el simbolismo y piense que haciendo notas que rayan en la mirada chicata de querer tapar todo un movimiento de gente, basándose escuetamente en contar personas o banderas.

Cambiamos de coyuntura, en Santa Cruz el departamento de la unidad, también dentro de sus instituciones existe el mismo compromiso como es la unidad entre Gobernación y Alcaldía para la creación de 800 ítems fantasmas que beneficiaron a autoridades de esos estamentos y con la venia de la gobernación cruceña se siguió por esa línea del amedrentamiento a la denunciante, la gravedad del hecho que es muy preocupante por la corrupción dentro de estas instituciones, pero  lo que llama la atención es algunos titulares de prensa como este: “Internada en una clínica, Valeria denuncia amenazas y presión de exfuncionarios de la Alcaldía para retirar demanda por 800 ítems fantasmas”. La nota no dice nada que la señora fue víctima de violencia, que la gente de la gobernación le amenazo con retirarla, que sus hijos corren peligro, que Angélica Sosa llama a Camacho para que la destituyan, que hay matones que rondan su casa, la pregunta es donde quedo la víctima y toda la violencia que se le ejerce y ella sigue en pie frente a las mafias institucionales.

Pasando a otro contexto se fueron los indígenas que protagonizaron “La Marcha por Territorio y la Dignidad”, esta marcha apoyada por los terratenientes, estaba liderada por Marcial Fabricano, fue auspiciada por los latifundistas, que junto a algunos indígenas buscaban tener más tierras en las áreas que se quemaron en los incendios del 2019, donde salieron todos los defensores de la madre tierra y el incendio del 2020 donde no salió nadie porque las ONG que pagaron las movilizaciones del 2019  ya tenían el poder y por lo tanto acceso a esas tierras, regresando al tema, estos indígenas retornaron a sus comunidades sin ningún acuerdo porque el gobierno no iba a negociar con indígenas manipulados por latifundistas, que solo desean las tierras de estos para alquilarlas, una verdad a gritos, pero el titular del periódico representante de los blanqueados de La Paz reza, “Sin acuerdo con Gobierno, indígenas se van de Santa Cruz tras más de 50 días”, no explican que fueron utilizados por logias y como ya no les  sirve de nada esta marcha es desechada y dejada  aun lado, no explica porque las ONG los dejaron de auspiciar cuando la temperatura política viro de dirección, no explica porque líderes de la oposición ya no defendieron a estos. Pero lo cierto es que seguirán alquilando las tierras sino es de los indígenas serán de los interculturales.

La noticia y el amarillismo nos invaden, creando cortinas de humo, ocultando la verdad o dando verdades a medias, esto es lo que implica al ciudadano a buscar mejor la información y completarla como un rompe cabezas, para que no te la cuenten o como se dice en el oriente del país, ¡Que no te la charlen! (Martín Moreira es periodista)