• Romina Montoya

Es un herido de las violentas represiones en Huayllani. Ahora a sus 26 años Javier Flores, de ocupación agricultor, es uno de los sobrevivientes de la represión militar y policial del 15 de noviembre de 2019.

Indignado por la humillación y maltratos a mujeres de pollera que cometían los uniformados, Flores decidió sumarse a la movilización pacífica que había salido del trópico cochabambino, que marchaba rumbo a la ciudad  en protesta contra régimen de Jeanine Añez y en demanda de respeto a la democracia. Sin embargo, no esperaba que las fuerzas combinadas usaran armas de fuego a quemarropa y elementos antidisturbios.

Cuando marchaba, aparecieron uniformados que tenían como objetivo dispersar la movilización. En el momento de tensión, recibió un impacto en la cabeza de un proyectil de gas lacrimógeno.

Recuerda que después de ser socorrido por sus compañeros de protesta, a quienes ayudaba antes de recibir el impacto, estuvo en una clínica donde vio a varios de los movilizados sin vida por los impactos de bala.

linkedin