Nuevamente Rómulo Calvo, quien ya se encuentra en el ojo de la tormenta luego de que se supo que tiene procesos pendientes con la justicia, llega a los medios con discursos llenos de odio, mentiras y sin argumentos.

Después de que el ministro de Justicia, Iván Lima, expuso que el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz tiene 35 procesos pendientes, Calvo salió a la palestra y, utilizando a los medios, decidió hacer aquello que sabe, además de tratar discriminatoriamente a las autoridades nacionales, mentir.

“Ahora ustedes los medios de comunicación son testigos y el pueblo en general sabemos que el señor Arce Catacora no ganó con 55%, hubo más de un millón y medio de votos que han hecho fraude, que lo está reconociendo una vocal de la Corte (Tribunal Supremo Electoral). Deberían estar callados y avergonzados”, dijo sin presentar algún justificativo o prueba, como siempre hace la oposición.

Como mencionó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, es curioso que un personaje que tiene pendientes con la justicia y que recientemente fue desconocido por su propia gente hable de democracia, cuando fue elegido por unas 285 personas entre cuatro paredes sin consultar a los cruceños, pueblo al que supuestamente representa.

“Rómulo Calvo es poco serio con esas declaraciones y es un cáncer para nuestra sociedad (…) No sabe qué es la democracia y desconoce cómo funcionan las instituciones en nuestro país”, escribió Del Castillo en su cuenta oficial de Facebook.

Actualmente, la Fiscalía cruceña inició otro proceso contra Calvo, quien el 10 de noviembre en su discurso sobre el paro cívico indefinido convocado por sectores cívicos y grupos opositores al gobierno de Luis Arce, habló de “tumbar” al Ejecutivo, incluso mencionó que era el “último round”. La denuncia en su contra fue aceptada por la Fiscalía.

El 8 de noviembre, los cívicos de Santa Cruz y Potosí, fundamentalmente, llamaron a un paro indefinido para protestar contra la Ley 1386, alegando que afecta sus intereses. Desde ese momento, el cívico convocó a acciones desestabilizadoras.

Incluso la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia (CSCIOB), entre otras organizaciones, exigió que se detenga a Calvo junto a otros dirigentes por tratar de generar convulsión en el país, amenazando con interrumpir nuevamente la democracia como ocurrió en 2019.

Calvo, quien recientemente tuvo discordancias con el gobernador Fernando Camacho, quien antes fue el presidente del Comité Cívico, es uno de los protagonistas de las movilizaciones en las regiones que llevaron a la muerte de una persona en Potosí. Trató, en los pasados días, de utilizar al sector gremialista para conflictuar al país y ahora busca generar nuevamente incertidumbre con aseveraciones que no tienen fundamentos, pruebas y menos lógica, mostrando nuevamente el rostro de la derecha y la oposición en el país.

linkedin