Conferencia de prensa de los sectores sociales para anunciar la marcha.

Edición Central /

Las organizaciones sociales, reunidas en un ampliado nacional en el municipio de Shinahota, trópico cochabambino, decidieron cerrar filas en defensa de la democracia, del Proceso de Cambio y del gobierno de Luis Arce; luego determinaron de manera unánime iniciar el 23 de noviembre una marcha pacífica desde la localidad de Caracollo, Oruro, hasta la ciudad de La Paz.

La decisión fue asumida luego de que la dirigencia sindical de las organizaciones sociales, encabezada por el presidente del Movimiento Al Socialismo (MAS-IPSP), Evo Morales, hiciera un análisis de la coyuntura del conflicto social que vivía el país a raíz de la petición de la abrogación de la Ley 1386 de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento del Terrorismo, que estaba en plena vigencia.

Los intentos de la derecha golpista de poner en marcha un plan de desinformación para desestabilizar al país y gestar un nuevo golpe de Estado estaban cada vez mas latentes e intentó concretarse con un paro indefinido de parte de los gremialistas, transportistas y otros sectores afines a la derecha y los comités cívicos que liderizaba el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

La abrogación de la normativa por parte del Gobierno nacional solamente fue un pretexto, pues la decisión apuntaba a tomar nuevamente el poder por la fuerza, ya que los sectores movilizados y los comités cívicos, principalmente en Santa Cruz y Potosí, generaban una mayor ola de violencia que desencadenó en la muerte de un joven de 23 años de edad.

Desde Shinahota, el expresidente Morales advirtió que los comités cívicos y la gente que participó en los hechos del 2019 buscan impunidad de sus actos.

“Decidimos que el 23 de noviembre va a haber una marcha de Caracollo a La Paz para respaldar y demostrar que estamos defendiendo la democracia y al compañero Lucho (Luis Arce) y estaremos el día 29 (de noviembre) en La Paz”, anunció.

Además, el presidente de las Seis Federaciones del Trópico Cochabambino advirtió que estaba en marcha un nuevo golpe de Estado y que la oposición quería tomar el gobierno.

“Es por eso que hemos declarado Estado de emergencia y movilización permanente. Vamos a defender la democracia y nuestra revolución democrática y cultural”, recalcó Morales.

Dijo que no entiende cómo autoridades y gente que fueron protagonistas de los hechos de hace dos años siguen libres. Pidió a la justicia hacer su trabajo.

Los preparativos iniciaron con ampliados regionales, departamentales y finalmente nacionales, donde cada organización social determinó sumarse a la lucha por una Bolivia con democracia y respeto al voto del pueblo boliviano.

Los sectores se fueron sumando para participar en la denominada Marcha por la Patria, que ya tenía un cronograma de recorrido por tramos hasta completar los 188 kilómetros de distancia por carretera y llegar a la sede de gobierno el 29 de noviembre.

Agresiones de los afines a los cívicos cruceños contra la ciudadanía.
linkedin