Jugadores de la Selección en la última práctica en territorio boliviano. (Foto: Marka Registrada)

• Reynaldo Gutiérrez/

Con el viaje de la Selección boliviana a Francia para jugar el primer partido amistoso en la era del técnico Gustavo Costas se pone en marcha una nueva ilusión por clasificar al Mundial Canadá/Estados Unidos/México 2026.

La misión, como ocurrió en muchos otros intentos, no es sencilla; por el contrario, por la evolución del fútbol en lo técnico-táctico, futbolístico, físico, psicológico, entre los principales factores que promueven las selecciones de alta competencia para mejorar su rendimiento, el objetivo se pone cada vez más difícil y complicado.

El exentrenador de la Verde, el venezolano César Farías, convencido de que su plan de trabajo podía ser efectivo, prometió clasificar a Bolivia al Mundial Qatar 2022, promesa que no cumplió y por la que la hinchada lo “crucificó” tres fechas antes de la finalización de las Eliminatorias Sudamericanas porque estaba claro que el equipo nacional no tenía la mínima chance de repetir la hazaña de 1993, cuando de la mano del Xabier Azkargorta jugó el Mundial de Estados Unidos 1994.

El nuevo técnico de la Verde, el argentino Costas, fue más cauto en sus apreciaciones en su presentación como nuevo seleccionador, prometió trabajo y dedicación para cumplir con el sueño de todos los bolivianos: clasificar al Mundial 2026.

El inicio de la era Costas no es el esperado porque el primer amistoso de la Selección bajo su mando no lo dirigirá él, sino lo hará Pablo Escobar, uno de sus asistentes junto a dos miembros de su cuerpo técnico, su hijo Gonzalo Costas (analista de video) y el preparador físico Cristhian Argentieri.

Difícil comienzo

La Selección de Costas tendrá un comienzo complicado porque en el primer encuentro de fogueo enfrentará al campeón África, Senegal, que tiene una constelación de jugadores de alta competencia que juegan en grandes equipos de Europa. El duelo se disputará el sábado 24.

La primera convocatoria de Costas está conformada por dos jugadores de mucha experiencia como Carlos Lampe y Marcelo Martins; acompañados de un grupo de futbolistas que ya han tenido participación en encuentros internacionales y un tercer conjunto de jugadores con proyección de convertirse en los futuros valores del equipo nacional.

Jugadores de la Selección en la última práctica en territorio boliviano. (Foto: Marka Registrada)

Después de tiempo hay ocho jugadores bolivianos que juegan en el exterior y porque están en torneos altamente competitivos saben de las exigencias y limitaciones.

Entrenamiento

El tiempo de preparación no es el adecuado para encarar un partido de alto nivel y lo único que queda es que la Selección no sea goleada, sino que haga una presentación decorosa al margen del resultado.

La Selección cerró ayer su preparación en territorio cruceño con un trabajo de dominio de balón y fútbol informal en el estadio Universitario, de la Universidad Gabriel René Moreno, de Santa Cruz.

En la noche viajó primero con destino a Madrid, de donde tomará otra aeronave que lo llevará hasta la ciudad francesa de Orleans.