Redacción central – Edición impresa

Una discusión entre un efectivo de Interpol y su pareja terminó en tragedia, pues el uniformado la mató con un disparo y luego se quitó la vida con la misma arma.

El hecho se produjo ayer por la mañana en la ciudad de El Alto, cuando la pareja y su hijo de tres años se disponían a disfrutar de un día familiar.

Según reporte de la red PAT, el policía, de quien no se dio a conocer la identidad, estacionó su vehículo mientras discutía con su pareja y de pronto sacó su arma de reglamento.

El policía disparó a su mujer en la cabeza, lo que causó su muerte instantánea, luego a su hijo, pero este sobrevivió, y posteriormente se puso el arma a la altura de la sien y jaló el gatillo.

Alarmados por lo sucedido, los vecinos se acercaron al motorizado y de inmediato trasladaron al menor a un centro médico, donde es atendido.

Efectivos de la Policía acudieron al sector y luego de hacer la evaluación, trasladaron los cuerpos del varón (35) y de su esposa (33) a la morgue del Hospital de Clínicas para efectuar las autopsias.

El caso será atendido por personal de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) puesto que se conoció que el efectivo policial agredía de manera constante a su pareja, de quien tenía pensado divorciarse.

Los familiares de las víctimas no quisieron informar a la prensa sobre los motivos de la pelea.

El menor se encuentra en terapia intensiva y sus parientes permanecerán en el nosocomio hasta que se recupere.