El domicilio de Rómulo Calvo. (Foto: BTV)

Milenka Parisaca / Ahora El Pueblo /

Con piedras, palos y petardos, integrantes de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC) llegaron hasta la casa del presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, para reclamar por la determinación de levantar el paro cívico.  “Traidor”, “Vendido”, “Judas”, fueron algunas de las frases que pintaron enardecidos en la pared de la vivienda del cívico.

De acuerdo con reportes de medios locales cruceños, al menos unas 80 personas armadas causaron destrozos en el domicilio del líder cívico. En su protesta cortaron los servicios de agua y luz, y quemaron llantas.

En la víspera, a 36 días del paro cívico indefinido en la región oriental, Calvo, en ausencia de Luis Fernando Camacho, anunció el levantamiento de la medida, luego de la aprobación del proyecto de Ley del Censo en la Cámara de Diputados.

“A partir de este momento hacemos un cuarto intermedio, levantamos el paro y bloqueos sin suspender nuestra lucha”, dijo en conferencia de prensa.

El cívico cruceño hizo conocer la determinación después de sostener una reunión por más de una hora con el presidente del Comité Interinstitucional, Vicente Cuéllar, integrantes UJC y empresarios de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO). El encuentro se caracterizó por la notable ausencia de Camacho, asiduo impulsor del paro.