Dr. Óscar Urenda, secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz. (Foto: Gobernación de Santa Cruz).

Roberto Medina / Bolivia Digital

El secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, Óscar Urenda, consideró que lo ideal sería ampliar por 14 días más la cuarentena para cumplir dos ciclos, que es lo recomendable desde el punto de vista epidemiológico; sin embargo, sabe que será difícil conseguirlo y habrá que enfrentar lo que venga, aunque está convencido de que el Gobierno está preocupado por el tema.

“En Montero nos alegra mucho que se hubiera ampliado el encapsulamiento, porque ha dado resultado. Montero representa el 30% de los pacientes de Santa Cruz, en su momento tuvo un pico alto, pero ha bajado la intensidad, ahora estamos peleando con La Guardia, con Santa Rosa, de los 56 municipios solamente 14, aparte de Santa Cruz de la Sierra, están complicados”, manifestó a la red Panamericana.

Pese a que Santa Cruz es el departamento con más casos de coronavirus en el país, Urenda descartó que el sistema de salud haya colapsado, aunque dijo que se debe ser muy cuidadoso a la hora de definir la posibilidad de que se normalicen algunas actividades.

“Eso hay que ir midiéndolo, porque si se abre la puerta para que funcione todo el sistema va a colapsar”, advirtió.

“Nosotros tenemos 371 casos porque aquí fue el centro de llegada de los contagiados, de los importados. Aquí llegaron en total 25 y ese ha sido el núcleo de la enfermedad que ha provocado la cantidad que tenemos. Desde el punto de vista epidemiológico estamos en una curva sostenida, ha ido subiendo, pero en ningún momento ha sido un pico que nos saque del contexto. Es la realidad que está viviendo Santa Cruz y que va a vivir, estamos esperando 3.400 casos, aguardemos que no sean más de ello; hemos hecho un plan de contingencia, estamos en la primera fase con el tema de hospitales”, apuntó.

Añadió que se logró conseguir más camas y personal preparado.

“Con el apoyo del municipio tenemos un albergue que no está saturado y nos vamos preparando para la segunda fase, una más compleja, con una mayor cantidad de casos, mayor cantidad de terapias intensivas; y para la tercera fase, que es la fase final, el pico alto, vamos a necesitar más de 100 camas de terapia intensiva, seguramente nos hará trabajar el doble”, detalló.