Informe del responsable de Epidemiología de la Gobernación, Roberto Tórrez

Santa Cruz/ Bolivia Digital

El responsable de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Roberto Tórrez, indicó que la vacuna contra la influenza ya se está aplicando en los centros de salud, pero inicialmente solo al personal médico, con el objetivo de que estos no tengan que abandonar, por esta enfermedad, su trabajo en medio de la pandemia del coronavirus.

Tórrez aclaró que existe un instructivo del Ministerio de Salud en el que se detalla que la inmunización a este grupo se debe extender por una o dos semanas.

El siguiente paso es la vacunación a los grupos de riesgo: mayores de 60 años, embarazadas, menores de 5 años y personas con enfermedades de base. Al respecto, Tórrez explicó que entre los que están en esta clasificación, se empezará con los adultos mayores que viven en los asilos de ancianos y luego, cuando se reciba una nueva instructiva, se seguirá con el resto.

Actualmente todo el país está en cuarentena total para evitar la propagación de afectados por coronavirus. Por ello, aún se analiza la forma de la aplicación de estas vacunas en el resto de los grupos de riesgo.

«Hay que tener un poco de cuidado todavía. No queremos hacer grandes movilizaciones por el tema del coronavirus», remarcó Tórrez.

El departamento cruceño recibió del Ministerio de Salud más de 300 mil dosis, estas ya fueron distribuidas a los centros de salud. La vacuna se aplicada cada año en el período de invierno y es gratuita en el sistema público. Protege contra las tres cepas de influenza: AH1N1, AH3N2 y tipo B

Prevención en época de invierno

Tórrez remarcó que, especialmente en esta época de invierno, la población debe acatar rigurosamente las medidas de prevención, como el uso de barbijos, alcohol en gel y el distanciamiento social, pues esto, además de disminuir el riesgo de contagio de coronavirus, también ayuda a que no se contagien de otras enfermedades respiratorias que pueden hacer disminuir sus defensas.

Tórrez también reconoció que durante la cuarentena la incidencia de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) (resfríos, faringitis, meningiti, neumonía, etc.) bajaron significativamente. «Esto es un efecto directo de la cuarentena», remarcó.

Cada año, de estas enfermedades se suelen registrar 900 mil afectados, especialmente niños.