El pozo Ñancahuazú en Santa Cruz. (Foto: YPFB)

Bolivia Digital

Un acuerdo entre Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la Gobernación de Santa Cruz y el municipio de Lagunillas viabiliza el relevo del personal de la operadora Total E&P que trabaja en la planta y el pozo Ñancahuazú-X1, en el período de cuarentena que rige en el país ante la declaratoria de emergencia sanitaria contra la expansión del coronavirus.

En la reunión se aprobó un protocolo que implica la verificación del personal de turno con la finalidad de que no presenten síntomas del COVID-19. El relevo de los trabajadores fue posible gracias a la gestión del presidente de YPFB, Herland Soliz, señala un comunicado de prensa de la estatal petrolera.

El personal de Total E&P fue dotado de insumos de bioseguridad que minimizan posibles contagios del coronavirus, cuya pandemia afecta con mayor fuerza a Santa Cruz.

De acuerdo con YPFB, la perforación del pozo Ñancahuazú llegó a 3.737 metros de profundidad, la meta es alcanzar los 5.500 metros.

“Se trata de un pozo exploratorio que tiene un gran potencial hidrocarburífero. Las actividades de perforación se iniciaron en febrero del año pasado con una inversión inicial de $us 73 millones, forma parte de un paquete de prospectos exploratorios”, indicó YPFB.