Viceministro de Régimen Interior, Javier Issa. (Foto: Archivo)

Bolivia Digital

El viceministro de Régimen Interior, Javier Issa,  anunció que  cerca de 40.000 efectivos militares y policiales se encargarán de garantizar la seguridad ciudadana en el periodo preelectoral y lo propio sucederá durante y con posterioridad al 18 de octubre. Esto debido a que en los últimos días se detectaron movimientos inusuales en tres lugares del país, como el ingreso de buses de Argentina con personas que tendrían «intensiones subversivas».

 “En estos tres lugares se ha determinado que existen movimientos, no sé si llamarlos subversivos, pero sí son movimientos no usuales de gente que está tratando de convulsionar el país. Esperemos que esto no pase, pero de todas formas la Policía y el Ejército están en estado de alerta”, sostuvo Issa en declaraciones a una red televisiva.

También dio cuenta que tiene informes sobre el ingreso de buses con pasajeros de Argentina con destino a Santa Cruz, por lo que se reforzó el control fronterizo. “Todos estos grupos subversivos tienen un nexo común que es el Movimiento Al Socialismo, ellos ya han amenazado inclusive en la última semana. Tenemos amenazas directas de dos candidatos en la ciudad de Oruro, que indican que no van a permitir que otro partido político ingrese al gobierno”, destacó.

Hace una semana, los dirigentes del Movimiento Al Socialismo (MAS) Orlando Gutiérrez y Andrónico Rodríguez advirtieron en la ciudad de Oruro que, si hay un “fraude” o “irregularidades” durante las elecciones, el “pueblo” boliviano tomará el poder desde las calles.

El  ministro de Gobierno, Arturo Murillo, con base en informes de Inteligencia,  hace unos días se refirió a posibles actos ilícitos de grupos políticos afines al MAS que podrían perturbar la tranquilidad de los bolivianos durante los comicios.