Foto: Soyaviador.com

• Redacción Central /

Con una serenata, una misa religiosa y diversas actividades sociales se celebraron ayer los 72 años de vida institucional del club Wilstermann.

El equipo aviador, uno de los mejores del fútbol boliviano por sus logros deportivos y su permanente crecimiento, no está atravesando sus mejores momentos a nivel institucional, deportivo y económico, pero hay el compromiso de la actual dirigencia de volver a la senda del triunfo, con logros importantes que lo han marcado como uno de los representantes nacionales con destacadas participaciones en torneos internacionales.

En las últimas temporadas, el equipo cochabambino no faltó a los campeonatos internacionales y en el momento el equipo rojo está en la pelea por finalizar entre los ocho primeros de la tabla de posiciones que clasifican a la Copa Libertadores (el 1,2,3, y 4) y a la Sudamericana (el 5,6,7 y 8).

UNA SEDE

Los puntos en alto de los 72 años son que ya cuenta con su sede, una moderna infraestructura en la que está plasmado el nombre del club y abierta a los socios, sin duda que esto quedará como un legado de la gestión de Gróver Vargas, quien sueña con dar otra vuelta olímpica junto al plantel.

Wilstermann fue fundado el 24 de noviembre de 1949 por un grupo de trabajadores de la extinta línea aérea Lloyd Aéreo Boliviano.

El tema económico no es de los mejores, porque el club está a punto de caer en un pozo difícil de salir por las deudas que mantiene con los jugadores del actual equipo, y con exfutbolistas y entrenadores de la entidad que demandaron a la entidad ante la FIFA, que obliga a cumplir deudas pendientes bajo pena de sufrir sanciones en caso de incumplimiento.

En su palmarés lucen los 15 títulos de campeón y 8 subcampeonatos, con jugadores de renombre que pasaron por el plantel.

El club cochabambino tiene el récord de ser el primer y único equipo boliviano que logró el tetracampeonato, una marca que ningún otro club pudo igualar. “Dios bendiga esta familia, estoy seguro que vamos a superar este mal momento. Cumplimos un año más de vida. Wilstermann es un club grande que busca dar la vuelta a este momento tan difícil. Hay que dar certidumbre a nuestra institución”, dijo Vargas en ocasión de la misa que se celebró ayer.

El titular del equipo valluno dijo que no es un aniversario como toda la familia wilstermanista hubiera querido. “No es el aniversario soñado por todos, porque Wilstermann siempre sueña con títulos y cosas importantes, porque es un equipo grande”, señaló.

Explicó que la pandemia ha goleado duro no solamente al equipo rojo si no a la mayoría de los equipos del fútbol profesional boliviano, que contra viento y marea tratan de salir adelante en la parte económica y deportiva.

“Nuestro objetivo es que Wilstermann vuelva ser el equipo vencedor, el que dé orgullo a su tierra, por sobre todo seguir avanzando y mejorando”, puntualizó.

linkedin