DEP 4-5 - FOTO 1 - POCHI (SILUETA)

 

La Paz / Redacción

Wilstermann enfrentará hoy a Oriente Petrolero con la ilusión de ganar para festejar su séptimo título del fútbol profesional boliviano. El compromiso de la fecha 26, la última del campeonato Clausura, se jugará en el estadio Félix Capriles, de Cochabamba, a partir de las 16.00.

El cuadro aviador será campeón del torneo con solo ganar, descontando lo que puedan hacer los otros candidatos al título, como Bolívar y The Strongest, porque se hará inalcanzable con 60 puntos en la cima de la tabla de posiciones.

Además, logrará el cupo Bolivia 2 a la Copa Libertadores, que premia con 3 millones de dólares por su participación en la fase de grupos.

La ventaja del equipo rojo es que depende de sí mismo, mientras que la Academia y el Tigre deberán esperar un tropiezo del equipo cochabambino y ganar sus encuentros para pelear por la corona.

Para alcanzar el objetivo, el técnico Cristian Díaz anunció que presentará todo su potencial. La única baja será la del volante de contención Leonel Justiniano, quien está suspendido con un partido por acumulación de cinco tarjetas amarillas. Su reemplazante será Jorge Ortiz. Por lo demás, será el mismo equipo que jugó el último compromiso contra Royal Pari (2-0).

“Estamos a un paso de lograr el objetivo que nos hemos trazado en este campeonato, pero esto es paso a paso, no podemos sentirnos campeones si no ganamos el último partido. El equipo está concentrado y los jugadores comprometidos a dar el máximo para regalarle una alegría a la hinchada”, señaló el capitán Edward Zenteno.

Por su lado, el cuadro verdolaga, que nada tiene que hacer en el torneo y perdió la posibilidad de luchar por un premio internacional, presentará un equipo entre titulares y juveniles. La idea del DT Pablo Sánchez es probar gente joven como en su última presentación, sin renunciar al triunfo.

El compromiso será arbitrado por el paceño Luis Yrusta, asistido por Reluy Vallejos y Rubén Flores.