DEP 4-5 - FOTO 2 - CAMPEÓN

 

La Paz / Redacción

¡Wilstermann, campeón! fue el grito que retumbó ayer en el estadio Félix Capriles después del triunfo rojo sobre Oriente Petrolero por 3-1 en el cierre del torneo Clausura.

El equipo cochabambino logró su séptimo título en el historial del fútbol profesional, en un partido que dominó de principio a fin para liquidar sin sobresaltos a un joven rival.

En la primera parte, el Aviador fue absoluto dominador de las acciones, con buen dominio de balón, rápida traslación, especialmente por la banda izquierda, sector por donde Serginho generó peligro con base en velocidad y visión para acomodar pases filtrados al compañero. 

Otro factor que aprovechó para inquietar el arco rival fue el juego aéreo y por esa vía generó varias situaciones de gol, de las que una terminó en diana.

Oriente planteó una estrategia defensiva con dos líneas de cuatro de la mitad para atrás en el afán de cerrar los caminos y espacios hacia su arco. A ratos, con buen dominio de balón y rapidez, se animó a sorprender con el contragolpe.

Desde el inicio, el Rojo se fue con todo sobre el arco de David Moreno, que respondió con nerviosismo a la constante presión.

La primera acción de gol se generó a los 4 minutos, cuando Moreno se anticipó a la llegada de Álvarez. A los 20’, el capitán Edward Zenteno cabeceó un tiro de esquina ejecutado por Serginho y con un frentazo franco y certero abrió el marcador.

En el complemento no varió el panorama, aunque la visita salió un poco más adelante y llegó con más frecuencia sobre el arco del ‘Pipo’ Giménez. Empero, el local mantuvo el control de la pelota y el lance con los mismos argumentos del primer tiempo, con el aditamento de que generó más opciones de gol, que no llegaron al fondo de la portería del contrario porque faltó puntería y decisión para definir.

En acciones sucesivas, Cristian Chávez (53’) y Serginho (58’) ensayaron remates con destino de gol que Moreno desvió, pero a los 79’, Serginho guapeó, encontró su perfil y con un derechazo cruzado y bajo anotó el segundo.

Reaccionó Oriente y a los 86’, Ferddy Roca aprovechó una licencia defensiva para marcar el descuento y ponerle emoción al duelo. El envión anímico le permitió acercarse más al empate.

Cuando se disputaba el primer minuto de descuento (91’), Esteban Orfano, en una corrida desde la media cancha, se abrió espacio y con un disparo al ángulo superior derecho selló la victoria.

Luego todo fue fiesta roja. El estadio vibró y la celebración se fue a las calles.