El Mercado Mayorista de Mariscos Huanan, de Wuhan (China). (Foto: Infobae)

 

Infobae

Las autoridades de Wuhan prohibieron oficialmente el consumo de animales salvajes durante los próximos cinco años, casi seis meses después que la ciudad china se convirtiera en el epicentro de la pandemia del coronavirus.

Junto con la prohibición del consumo, Wuhan se convertiría además en un “santuario de vida silvestre”, en el que será prohibida la caza de animales salvajes, dijo la administración local este jueves. La excepción serán las medidas para la “investigación científica, regulación de la población, monitoreo de enfermedades epidémicas y otras circunstancias especiales”.

Como parte de la prohibición, la ciudad también introdujo controles estrictos sobre la cría de todos los animales salvajes, prohibiendo que sean criados para el consumo humano.

Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes en la provincia china de Hubei, registró los primeros casos de COVID-19 a fines del año pasado. De allí, el virus se propagó por todo el mundo, dejando hasta la fecha más de 328 mil víctimas mortales y más de cinco millones de personas contagiadas.

Tras ser presionada por la comunidad internacional para hacer frente a su comercio ilegal de animales salvajes, China ya había prohibido formalmente a fines de febrero el consumo y comercio ilegales de animales salvajes.

En la actualidad, la prohibición de Wuhan tiene una duración de cinco años. Prohibiciones similares existen en las ciudades de Beijing, Shenzhen y Zhuhai, pero en esas ciudades se han hecho permanentes.