Redacción central – Edición impresa

El daño al Gasoducto Carrasco–Cochabamba (GCC) generó una pérdida de $us 14 millones, además ocasionó la paralización de la Planta de Amoniaco y Urea en Bulo Bulo.

Así informó el viernes el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB), José Luis Rivero, en conferencia de prensa. 

Señaló que se paralizó la producción de urea (agrofertilizante) del complejo petroquímico de Bulo Bulo; sin embargo, aclaró que las exportaciones de este insumo a los mercados vecinos no se verán afectadas.

“Ha bajado la producción de urea y al mismo tiempo también hemos tenido problema en la cuestión de la generación de energía eléctrica de (la planta de) Bulo Bulo”, lamentó el presidente de la empresa estatal petrolera.

El jueves, el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, dijo que comenzó la reparación del GCC, cuya explosión en 200 metros del ducto dejó sin suministro al sector industrial de Cochabamba, La Paz y Oruro.

“En poco tiempo” se darán a conocer resultados sobre la normalización del abastecimiento de gas al sector industrial de esos tres departamentos, aseguró la autoridad del Gobierno.

El 13 de noviembre, YPFB reportó que el GCC, que transporta gas natural a los mercados de Cochabamba, Oruro y La Paz, dejó de operar debido a una repentina caída de presión por motivos aún no determinados.

Luego, el Ministerio de Hidrocarburos indicó que el incidente se debió a un “atentado” a raíz de las manifestaciones sociales.